Publicado 10/06/2020 00:10CET

DDHH.- Los desplazados en África, los más olvidados

DDHH.- Los desplazados en África, los más olvidados
DDHH.- Los desplazados en África, los más olvidados - INGEBJRG KRSTAD/NRC - Archivo
Burkina Faso Venezuela Nigeria

Venezuela es la única de las diez crisis de desplazamiento más ignoradas que no está en el continente africano, según el NRC

MADRID, 10 Jun. (EUROPA PRESS) -

Nueve de las diez crisis de desplazamiento más olvidadas del mundo en 2019 están en África, con Camerún, República Democrática del Congo (RDC) y Burkina Faso a la cabeza de un 'top 10' en el que solo se cuela, en quinto lugar, Venezuela, según la lista anual elaborada por el Consejo Noruego para los Refugiados (NRC)

"Las profundas crisis representadas por millones de desplazados africanos siguen siendo nuevamente las menos financiadas, las más ignoradas y las que menos prioridad reciben en el mundo", lamenta el secretario general del NRC, Jan Egeland.

"Están marcadas por la parálisis diplomática y política, las débiles operaciones de asistencia y la escasa atención mediática", subraya, denunciando que "a pesar de hacer frente a un tornado de emergencias, sus llamadas de socorro para pedir ayuda caen en saco roto".

Además, el NRC alerta de que se espera que estas diez crisis ya olvidadas empeoren en 2020, a lo que además se viene a sumar el impacto de la pandemia de coronavirus. "La COVID-19 se está propagando por toda África y muchas de las comunidades más olvidadas ya se están viendo devastadas por los efectos económicos de la pandemia", subraya Egeland.

El jefe del NRC reivindica la necesidad de "solidaridad con estas comunidades golpeadas por los conflictos ahora más que nunca con el fin de que el virus no añada un desastre aún ya más insoportable a las innumerables crisis a las que ya se enfrentan" estos países.

El NRC elabora anualmente el listado de las diez crisis de desplazamiento más olvidadas en base a la falta de voluntad política tanto para proteger a la población como para entablar negociaciones de paz, la falta de atención de los medios de comunicación y la falta de asistencia humanitaria, con llamamientos de fondos que se cubren solo parcialmente.

Camerún vuelve a encabezar el listado por segundo año consecutivo debido a la confluencia de tres emergencias. En primer lugar la provocada por la violencia del grupo yihadista Boko Haram en la región de Extremo Norte, donde dejó más de 100 civiles muertos en 2019 y provocó alrededor de 500.000 desplazados.

En segundo, el conflicto en las regiones de mayoría anglófona entre los separatistas y el Gobierno en el oeste, que hasta la fecha deja más de 700.000 desplazados, y en tercer lugar la presencia de más de 280.000 refugiados centroafricanos. "La resolución ineficiente de conflictos, el silencio informativo mundial y una masiva falta de fondos para la ayuda humanitaria" han puesto a Camerún como el número uno, explica el NRC.

Tampoco ha habido cambios en la segunda posición, que ocupa República Democrática del Congo. Durante 2019 hubo unos 1,7 millones de desplazados por la violencia como resultado de las operaciones militares, los ataques de grupos armados y los enfrentamientos intercomunitarios que tienen a las provincias de Ituri, Kivu Norte y Kivu Sur, en el este, como principales focos. Además, es la segunda mayor crisis alimentaria mundial solo por detrás de Yemen.

EL SAHEL, LA REGIÓN MÁS OLVIDADA

En tercera posición se ha colado este año Burkina Faso. Según resalta el NRC, el Sahel ha cobrado importancia en este ranking, ya que también entran dentro del 'top 10' Malí, en sexta posición, y Níger, en décima. Tanto Burkina Faso como Níger es la primera vez que son incluidos en el listado.

La propagación de la violencia yihadista desde el norte de Malí hacia el centro de este país y hacia los vecinos Burkina Faso y el oeste de Níger, acompañada por una creciente violencia de carácter intercomunitario así como de abusos por parte de las fuerzas de seguridad, ha provocado una grave crisis humanitaria en la región.

En el caso de Burkina Faso, provocó la crisis de desplazamiento de crecimiento más rápido en 2019, con más de 500.000 desplazados, cinco veces más que un año antes. En Malí, los desplazados prácticamente se duplicaron, hasta alcanzar los 208.000 para final de año, mientras que unos 900 civiles murieron en los ataques y casi 550 resultaron heridos, sin que la violencia haya remitido en el primer semestre de este año.

Por lo que respecta a Níger, sufre la violencia yihadista tanto en el este, en la región de Diffa, bañada por el lago Chad, obra de Boko Haram y de su escisión, Estado Islámico en África Occidental (ISWA), como en el oeste, resultado de la propagación de las acciones de las filiales de Al Qaeda y Estado Islámico en el Sahel, activas principalmente en Malí y Burkina Faso. El resultado son unos 440.000 desplazados y 1,6 millones de personas en inseguridad alimentaria. Además, en 2019 más de 220.000 personas se vieron afectadas por graves inundaciones.

VENEZUELA, LA EXCEPCIÓN EN LA LISTA

Venezuela es el único país que no está en África incluido en el listado, subiendo además un puesto hasta situarse en quinta posición. El NRC destaca que a finales de 2019 unos 5 millones de venezolanos habían salido del país para escapar de la crisis política, económica y social en que está sumido.

Según el informe, la economía venezolana se contrajo más del 25 por ciento durante el año pasado, lo cual "tuvo consecuencias humanitarias devastadoras para más de 7 millones de venezolanos que tuvieron problemas para acceder a servicios básicos" dentro del país.

La petición de fondos que se hizo para los desplazados internos, en opinión de la ONG, fue "tardía y pequeña en comparación con las necesidades" y solo se cubrió en un 34 por ciento. En el caso de los fondos solicitados para los refugiados venezolanos en la región, se recibió el 52 por ciento. El 'impás' político entre Gobierno y oposición que comenzó en 2019 "sigue sin resolver en 2020, sin ningún esfuerzo de mediación nacional o internacional exitoso", lamenta el NRC.

EL RESTO DEL LISTADO

Por lo que se refiere a Burundi, que ocupa la cuarta posición, aunque en 2019 hubo menos manifestaciones visibles de inestabilidad en comparación a 2015 cuando el presidente, Pierre Nkurunziza, decidió optar a un tercer mandato y provocó meses de protestas, un golpe de Estado fallido y violencia generalizada, el NRC advierte de que la crisis política y humanitaria aún no se ha superado.

Sudán del Sur también entra por primera vez en el ranking, ocupando la séptima plaza. Pese al acuerdo de paz de septiembre de 2018, en 2019 hubo focos de violencia armada y de violencia intercomunitaria, así como robos de ganado que dejaron decenas de miles de nuevos desplazados en varios estados. El país, que fue también víctima de graves inundaciones que afectaron a 900.000 personas, registró récord de 7 millones de personas con serios problemas para garantizar su alimentación.

En el caso de Nigeria, hace irrupción en la octava posición. Las acciones de Boko Haram e ISWA y las operaciones del Ejército en el noreste dejaron más de 105.000 desplazados internos, mientras que 7 millones de personas dependían de una ayuda humanitaria a la que no todos podían tener acceso, debido a los impedimentos a que se enfrentan las ONG para llegar a todas las zonas afectadas por el conflicto. El NRC predice que la situación humanitaria se seguirá deteriorando en 2020.

El 'top 10' lo completa República Centroafricana, en novena posición. Según la ONG noruega, el conflicto en este país "siguió siendo en 2019 uno de los peores del mundo, en términos de la proporción de la población afectada", con más de la mitad de la población necesitada de asistencia humanitaria para sobrevivir.

Pese al acuerdo de paz firmado en febrero de 2019 y la formación del nuevo Gobierno, los grupos armados "siguieron cometiendo graves abusos de los Derechos Humanos contra los civiles durante el año" y el 70 por ciento del territorio escapa al control del Estado.