Publicado 23/03/2021 06:29CET

DDHH.- Guterres está "profundamente preocupado" por el aumento de la violencia contra las asiáticos

Archivo - Migrantes con mascarilla en Hubei, China
Archivo - Migrantes con mascarilla en Hubei, China - XINHUA - Archivo

MADRID, 23 Mar. (EUROPA PRESS) -

El secretario general de Naciones Unidas, António Guterres, ha trasladado este lunes su "profunda preocupación" por el aumento de la violencia contra los asiáticos y las personas de ascendencia asiática en el marco de la pandemia de la COVID-19.

A esto se suma la "oleada de miedo e ira" generada en Estados Unidos tras el tiroteo la semana pasara en el que murieron seis mujeres de ascendencia asiática en Atlanta.

"El mundo ha sido testigo de horribles ataques mortales, acoso verbal y físico, intimidación en las escuelas, discriminación en el lugar de trabajo, incitación al odio en los medios de comunicación y en las plataformas de redes sociales, y lenguaje incendiario por parte de quienes ocupan puestos de poder", ha expresado Guterres a través de su portavoz, Stéphane Dujarric.

Además, el racismo se junta con la misoginia, ya que en algunos países las mujeres han sido específicamente blanco de ataques, generando una "mezcla tóxica del odio".

"Miles de incidentes durante el año pasado han perpetuado una historia de siglos de intolerancia, estereotipos, chivos expiatorios, explotación y abuso", ha lamentado el máximo representante de Naciones Unidas.

Guterres también ha trasladado su total apoyo a todas las víctimas y familias de los afectados, mientras que "se solidariza con todos aquellos que enfrentan el racismo y otras agresiones a sus Derechos Humanos", agrega en el escrito.

Para ultimar que "este momento de desafío para todos debe ser un momento para defender la dignidad para todos".

Según la organización 'Stop APPI Hate', que documenta y aborda el odio y la discriminación anti-asiáticos en medio de la pandemia en los Estados Unidos, más de 2.800 denuncias por crímenes de odio fueron reportados entre finales de marzo y finales del año pasado, en 47 estados y Washington DC.

RACISMO: VENENO INSIDIOSO Y DE GRAN ALCANCE

Por su parte, la directora general de la UNESCO, Audrey Azoulay, ha denunciado que el racismo "es la tarjeta de presentación de los grupos populistas y xenófobos", mientras que el discurso de odio es cada vez más omnipresente en las redes sociales, por lo que ha pedido unión a los países para hacer frente a estos "tiempos de prueba".

Azoulay ha remarcado que el racismo es un "veneno insidioso, tiene un gran alcance y siempre está listo para volver a levantar la cabeza, como hemos visto en los últimos meses. Y este veneno nos obliga a hacer un compromiso colectivo", ha urgido.

También la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, ha hecho referencia al racismo para asegurar que ha puesto de manifiesto desigualdades profundamente arraigadas en la discriminación.

Bachelet ha defendido que la recuperación de la crisis debe "abordar el desafío de la discriminación racial, y la desigualdad social y económica que se fundamenta en ella".

Contador