Publicado 28/01/2021 02:15CET

DDHH.- La ONU advierte de que Sri Lanka avanza hacia la repetición de "graves" violaciones de los Derechos Humanos

MADRID, 28 Ene. (EUROPA PRESS) -

Un nuevo informe de Naciones Unidas advierte de que la "trayectoria actual" de Sri Lanka "prepara el escenario para la repetición de políticas y prácticas que dieron lugar a graves violaciones de los Derechos Humanos".

El informe, publicado este miércoles, incide en que el hecho de que el Gobierno no aborde las violaciones de derechos del pasado supone un "significativo" aumento del riesgo de que vuelvan a producirse.

En este sentido, apunta a que preocupan tendencias como "la aceleración de la militarización de la funciones gubernamentales civiles, la revocación de salvoconductos constitucionales, la obstrucción política en la rendición de cuentas, el uso de leyes antiterroristas, la intimidación de la sociedad civil o la retórica excluyente".

El actual Gobierno "obstruye" las investigaciones y juicios de las violaciones y ha "revertido los escasos avances" que se habían producido, según el informe de la ONU, en el que, además, se insta a la comunidad internacional a tomar medidas preventivas y mejorar el seguimiento de la situación.

De acuerdo al informe, desde 2020, el presidente de Sri Lanka, Gotabaya Rajapaksa, ha designado al menos 28 exmilitares y personas de inteligencia en puestos administrativos clave. "Son preocupantes los nombramientos de altos funcionarios militares que estuvieron implicados, según informes de la ONU, en presuntos crímenes de guerra y crímenes de lesa humanidad durante los últimos años del conflicto", ha lamentado la organización.

Asimismo, el documento también señala a un patrón de "intensificación de la vigilancia y el acoso" de las organizaciones de la sociedad civil, defensores de Derechos Humanos y víctimas. En concreto, son más de 40 organizaciones las que han denunciado estas situaciones por parte de distintos servicios de seguridad del país.

"El Alto Comisionado insta a las autoridades a poner fin de inmediato a todas las formas de vigilancia, incluidas las visitas intimidatorias de agentes del Estado y el hostigamiento contra defensores de Derechos Humanos, abogados, periodistas, actores sociales y víctimas de violaciones de derechos humanos y sus familias", recoge el informe.

Por otro lado, el estudio de la ONU avisa de que a pesar del compromiso declarado del Gobierno con la Agenda 2030, las minorías tamil y musulmana son "cada vez más marginadas" por parte del Gobierno, que utiliza un retórica "divisoria" que genera una "mayor polarización y violencia".

Ante el riesgo de violaciones, la Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, ha reclamado a la comunidad internacional que "escuche los llamamientos decididos, valientes y persistentes de las víctimas y sus familias por la justicia, y preste atención a las primeras señales de alerta de más violaciones por venir".

"Dada la demostrada incapacidad y falta de voluntad del Gobierno para promover la rendición de cuentas a nivel nacional, es hora de que la acción internacional garantice justicia por los crímenes internacionales. Los Estados también deben realizar investigaciones y enjuiciamientos en sus tribunales nacionales, bajo los principios aceptados de jurisdicción extraterritorial o universal, de los crímenes internacionales cometidos por todas las partes en Sri Lanka", ha sentenciado.