Publicado 16/10/2020 12:10CET

DDHH.- Un plato básico de comida se convierte en un lujo en el África Subsahariana

DDHH.- Un plato básico de comida se convierte en un lujo en el África Subsaharia
DDHH.- Un plato básico de comida se convierte en un lujo en el África Subsaharia - PMA/GABRIELA VIVACQUA - Archivo

MADRID, 16 Oct. (EUROPA PRESS) -

Los conflictos, el cambio climático, las crisis económicas y, ahora, la pandemia de coronavirus, han complicado el acceso de millones de personas a la alimentación elemental. Un plato básico de comida se ha convertido casi un lujo en países del África Subsahariana, como lo demuestra el hecho de que el mismo plato cueste 311 veces más en Sudán del Sur que en Estados Unidos.

El Programa Mundial de Alimentos (PMA) ha elaborado una estimación en 36 países para determinar, a partir de la renta per cápita y el porcentaje de ingresos destinado a la alimentación, cuánto costaría un plato básico que incorpore legumbres y carbohidratos, variables en función de las costumbres locales.

Diecisiete de los 20 países que encabezan esta lista negra están en el África Subsahariana. En el caso de Sudán del Sur, donde los ingredientes contemplados en el estudio suponen el 186 por ciento del ingreso medio de una persona al día, el coste del plato supera los 392 dólares al cambio.

Burundi (90,73 dólares), Malaui (74), Haití (73,76), Sudán (60,52), Malí (48,62), Mozambique (46,19), Zimbabue (46,17) y República Democrática del Congo (43,93) completan los primeros puestos de este listado, muy lejos de los datos de Estados Unidos (1,26), Turquía (3,07) o Colombia (3,77), según el informe, que no analiza ningún país de la Unión Europea.

El director ejecutivo del PMA, David Beasley, ha subrayado que este estudio "evidencia el impacto destructivo del conflicto, el cambio climático y las crisis económicas en el aumento del hambre, a lo que ahora se suma la COVID-19".

"Los más vulnerables", quienes más sufren los efectos de la sucesión de crisis, ya vivían "al límite" antes de la pandemia, pero ahora Beasley teme que haya una "catástrofe humanitaria" de un mayor calado.

En el caso de Sudán del Sur, el porcentaje de dinero necesario para poner sobre la mesa ese plato básico se ha disparado 27 puntos por la llegada de la COVID-19. Si alguien de Nueva York tuviese que dedicar la misma proporción de su sueldo, necesitaría 393 dólares.

Beasley ha alertado también de la susceptibilidad de las personas residentes en áreas urbanas, más proclives al desempleo por los efectos colaterales de la pandemia. "Para millones de personas, perder un día de ingreso supone perder un día de comida, para ellas y para sus hijos", lo que puede dar pie a situaciones de "tensión social e inestabilidad", ha añadido.

Contador