Publicado 08/03/2021 12:15CET

DDHH.- UNICEF alerta de que la COVID-19 puede provocar el matrimonio forzoso de diez millones de niñas

Archivo - Un grupo de mujeres en Níger
Archivo - Un grupo de mujeres en Níger - UNICEF/UNI324103/HARO - Archivo

MADRID, 8 Mar. (EUROPA PRESS) -

El Fondo de la ONU para la Infancia (UNICEF) ha alertado este lunes de que unos diez millones de niñas corren el riesgo de ser forzadas a casarse durante esta década debido a algunas de las restricciones impuestas para frenar la COVID-19, como el cierre de escuelas, o la falta de recursos económicos.

En su último informe 'COVID-19: Una amenaza para el progreso contra el matrimonio infantil', UNICEF advierte de que si bien en la última década se han logrado evitar unos 25 millones de casamientos forzados, esos avances conseguidos "se encuentran gravemente amenazados".

Así, explica que el cierre de escuelas, las limitaciones económicas, la interrupción de los servicios públicos básicos, las muertes durante el embarazo y las muertes de los progenitores debido a la pandemia son factores que colocan a las niñas en una situación de vulnerabilidad.

"La COVID-19 ha empeorado una situación ya difícil para millones de niñas. El cierre de escuelas, la ausencia de amigos y redes de apoyo y el aumento de la pobreza han reavivado un fuego que el mundo ya estaba luchando por apagar", ha lamentado la directora ejecutiva de UNICEF, Henrietta Fore.

"El Día Internacional de la Mujer es el momento perfecto para recordar el riesgo que corren estas niñas si no actuamos ahora, la pérdida de su educación, su salud y su futuro", ha remarcado.

Algunas de las medidas decretadas para frenar el avance de la pandemia pueden resultar fatales para estas niñas, pues el cierre permanente de las escuelas provoca que muchas de ellas acaben por dejar los estudios. Las restricciones a la libre circulación dificultan su acceso a la atención sanitaria, a los servicios sociales y al resto de redes de apoyo que luchan contra el matrimonio y el embarazo infantil, o la violencia de genero.

El texto también subraya que no se puede descartar que la pérdida del empleo por parte de los progenitores como consecuencia de la crisis económica derivada de la pandemia les obligue a casar a sus hijas para aliviar la carga financiera familiar.

"Si reabrimos las escuelas, ponemos en marcha leyes y políticas eficaces, garantizamos el acceso a los servicios sanitarios y sociales y adoptamos medidas integrales de protección social para las familias, podremos reducir significativamente el riesgo de que se prive a las niñas de su infancia", ha propuesto Fore.

Sin embargo, UNICEF ha recordado que antes de la pandemia y había unas 100 millones de niñas en riesgo de ser casadas durante la siguiente década, pese a que está práctica "ha disminuido considerablemente" en los últimos años.

UNICEF calcula que 650 millones de niñas y mujeres que viven actualmente ha sido forzadas a casarse, casi la mitad de los cuales se han dado en países como Bangladesh, Brasil, Etiopía, India y Nigeria.

El matrimonio infantil tiene consecuencias inmediatas y permanentes para las niñas que lo sufren, pues hay más probabilidades de que sean víctimas de la violencia doméstica, tengan menos opciones de seguir estudiando, y aumente el riesgo de embarazos prematuros, provocando complicaciones e incluso la muerte de la madre.

"A un año de la pandemia, es necesario actuar de inmediato si queremos mitigar el impacto en las niñas y sus familias", ha remarcado Fore.