Publicado 19/12/2019 22:57CET

Decenas de miles de personas se manifiestan en Sudán en conmemoración del aniversario del levantamiento contra Al Bashir

MADRID, 19 Dic. (EUROPA PRESS) -

Decenas de miles de personas se han manifestado este jueves en la capital de Sudán, Jartum, y otras ciudades del país para conmemorar el primer aniversario del inicio de las movilizaciones que provocaron la caída del régimen de Omar Hasán al Bashir, quien estuvo cerca de 30 años en el poder.

Los participantes han coreado eslóganes como 'Revolucionarios libres, seguiremos el viaje', 'Libertad, paz, justicia, la revolución es la elección de la gente' y 'El pueblo quiere venganza por los mártires', en referencia a la muerte de manifestantes en la represión policial.

Según las informaciones recogidas por el portal local de noticias Sudan Tribune las protestas se han sucedido durante la jornada en Omdurmán y Jartum Norte, además de El Obeid, Atbara, Damer, Puerto Sudán, Madani, El Damazin, así como en zonas de la región de Darfur.

En el caso de Atbara, epicentro de la revolución popular que estalló el 19 de diciembre de 2018, miles de personas se han trasladado en tren hasta la ciudad para unirse a los actos locales, incluidos varios líderes opositores y ministros del gobierno de transición.

Las masivas movilizaciones contra Al Bashir derivaron en un golpe de Estado en abril que le sacó del poder y que alzó al mismo a una junta militar. Tras meses de negociaciones, esta junta acordó con la oposición un gobierno de transición.

Las nuevas autoridades han iniciado conversaciones de paz con los grupos rebeldes y han aprobado legislación para "desmantelar" el régimen de Al Bashir y poner fin a las polémicas leyes de orden público, que regulaban la libertad de vestuario, movimiento, asociación, trabajo y estudio de las mujeres.

Las leyes daban poder a las autoridades para controlar de forma arbitraria cómo vestían las mujeres, con quiénes hablaban y con quién es reunían. Los castigos iban desde los latigazos hasta las lapidaciones e incluso las ejecuciones.

El expresidente fue condenado el 14 de diciembre a dos años en un "centro correccional" por delitos de corrupción, en medio de los llamamientos a su entrega al Tribunal Penal Internacional (TPI), que le acusa de crímenes de guerra y contra la Humanidad en Darfur.