La Defensoría del Pueblo acusa a Bolivia de violar los derechos laborales

Actualizado 12/12/2012 9:47:36 CET

LA PAZ, 12 Dic. (EUROPA PRESS) -

   El jefe de gabinete de la Defensoría del Pueblo de Bolivia, Marcos Loayza, ha acusado a las instituciones del Estado de violar los derechos laborales en el país. El Gobierno ha reaccionado a estas denuncias asegurando que el informe está "contaminado por un sesgo político".

   Según el informe 'El ejercicio de los Derechos Humanos en la construcción del Estado Plurinacional', la Defensoría ha recibido en lo que va de año y hasta el pasado mes de noviembre 948 denuncias por violaciones de derechos laborales, sobre todo por impagos salariales, cometidas "generalmente en las instituciones del Estado".

   En declaraciones al diario digital boliviano 'Erbol', Marcos Loayza precisó ayer martes que en las instituciones estatales se vulneran otros derechos laborales, como "el derecho a vacaciones, a la huelga, el tema de acoso laboral y el tema de inamovilidad por paternidad y maternidad".

   El Defensor del Pueblo, Rolando Villena, destacó el pasado lunes, durante la presentación del informe, que aunque se han tomado medidas muy importantes para revertir estas actuaciones del Estado, falta mucho por hacer para mejorar "los grados de satisfacción de la ciudadanía en función del ejercicio de sus derechos laborales".

   En respuesta a este informe, el Ministerio de Gobierno ha denunciado en un comunicado que "el informe está contaminado por un sesgo político que afecta su objetividad y se contradice a sí mismo porque reconoce los avances del Estado Plurinacional de Bolivia en la incorporación, promoción, defensa y ejercicio de los derechos humanos, pero denuncia una supuesta violación de esas prerrogativas constitucionales".

   Según el Gobierno, el informe de la Defensoría "omite" que en un año ha disminuido en casi un 50 por ciento el número de denuncias. En este sentido, ha asegurado que en 2011 el Defensor del Pueblo registró 1.084 denuncias contra la Policía Boliviana y que este año "esa cifra se redujo a 580".