Publicado 03/02/2020 21:38:20CET

Desplazadas cerca de 14.000 personas en Yemen por los recientes enfrentamientos en las provincias de Al Jauf y Marib

Yemen.- Desplazadas cerca de 14.000 personas por los recientes enfrentamientos e
Yemen.- Desplazadas cerca de 14.000 personas por los recientes enfrentamientos e - EJÉRCITO DE YEMEN

MADRID, 3 Feb. (EUROPA PRESS) -

Alrededor de 14.000 personas se han visto desplazadas a causa de los recientes enfrentamientos en las provincias yemeníes de Al Jauf y Marib, según ha indicado este lunes la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), que ha destacado que tanto el organismo como sus socios están aumentando sus actividades para dar respuesta a los afectados por el conflicto.

La OIM ha indicado en un comunicado que hasta el momento ha entregado equipos de emergencia con alimentos, ropa y paneles solares a más de 3.000 personas, así como dinero en efectivo a más de 500 familias damnificadas.

Así, ha indicado que al menos 12.000 desplazados han huido a Marib, una provincia que ya acoge a cientos de miles de desplazados internos y en la que las familias que vivían en campamentos de desplazados se han visto forzadas a escapar nuevamente a otros lugares con menos instalaciones.

"Estamos sufriendo la amargura del desplazamiento por segunda vez", ha afirmado Milhá, una mujer que vivía en el campamento de Al Janiq desde hace cuatro años antes de huir nuevamente a la ciudad de Marib.

"La situación aquí es horrible. Es realmente difícil encontrar una vivienda. Está barrotado en todas partes", ha agregado. Más de 1.250 familias desplazadas han abandonado el campamento de Al Janiq.

Por ello, la OIM ha destacado que hay muchas personas durmiendo al raso y sin protección contra el invierno, por lo que ha indicado que es necesaria la entrega de agua potable, alojamiento y productos esenciales.

El organismo ha indicado además que los nuevos desplazados están dispersos en decenas de instalaciones temporales y ha agregado que trabaja para identificar nuevas zonas para establecer un nuevo lugar de tránsito mientras se expanden y mejoran las condiciones en los campamentos existentes.

El enviado especial de Naciones Unidas para Yemen, Martin Griffiths, hizo la semana pasada un llamamiento a las partes a "rebajar la violencia y renovar su compromiso con una solución pacífica". "El pueblo yemení se merece algo mejor que una vida de guerra perpetua", defendió.

Por su parte, el secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, expresó en un comunicado la preocupación de Washington por "la renovada violencia" en Yemen y destacó que durante las últimas semanas se había registrado "una reducción significativa" de los combates.

"La reanudación de los combates es inaceptable y amenaza con socavar estos progresos arduamente ganados y produce además una inestabilidad que los grupos terroristas y otros actores malignos pueden explotar para sus propios objetivos, a expensas de los yemeníes y de la región en su conjunto", sostuvo.

El conflicto en Yemen, que enfrenta al Gobierno de Abdo Rabbu Mansur Hadi, apoyado por una coalición militar liderada por Arabia Saudí, y los rebeldes huthis, respaldados por Irán, ha provocado la mayor crisis humanitaria actualmente abierta en el mundo y ha dejado más de 100.000 muertos.

Además, el 80 por ciento de la población necesita ayuda humanitaria, mientras que diez millones de personas están al borde de la hambruna y otros siete millones sufren desnutrición.

El Plan de Respuesta Humanitaria de la ONU para Yemen de 2019 requería 4.200 millones de dólares para ayudar a más de 20 millones de yemeníes, entre ellos diez millones que dependen totalmente de la ayuda humanitaria para sobrevivir cada mes. Hasta la fecha, solo se ha financiado al 83 por ciento.

Contador