Publicado 14/03/2015 22:17CET

Desvelan los nombres de 138 nuevos espías argentinos

La presidenta argentina, Cristina Fernández de Kirchner
REUTERS

BUENOS AIRES, 14 Mar. (Notimérica) -

La revista 'Noticias' hizo pública una lista con 138 supuestos espías recién incorporados a los nuevos servicios de inteligencia argentinos, entre los cuales hay militantes 'kirchneristas' y allegados del Gobierno, que intentó frenar la publicación con amenazas de acudir a la justicia.

En la lista se recogen los nombres de las 138 personas que habrían pasado recientemente por la Escuela Nacional de Inteligencia (ENI), donde los futuros espías secretos reciben entrenamiento para su tarea.

Hace dos semanas, el diario 'La Nación' ya había señalado que el Gobierno estaba reclutando "entre 200 y 300 integrantes de La Cámpora y el Movimiento Evita" --agrupaciones de militantes 'kirchneristas'-- para la nueva Agencia Federal de Inteligencia (AFI).

Según señaló entonces el diario, estaban realizando cursos intensivos de tan sólo 20 días de duración, cuando lo normal es que los estudios para espía secreto en la ENI duren al menos dos años.
Uno de los nombres más pesados de la lista es el de la mano derecha del ministro de Planificación, Julio De Vido: José María Olazagasti.

Según dice la revista, Olazagasti no sólo es una especie de secretario del ministro, sino también un importante eslabón en las relaciones comerciales con Venezuela.

Entre los nombres también se encuentran varios hombres de confianza del secretario de Inteligencia, Oscar Parrilli, designado el pasado mes de diciembre, cuando se sacó de la Secretaría de Inteligencia al ahora defenestrado Horacio Antonio Stiusso, antiguo director de operaciones de contrainteligencia.

Hasta ese momento, Parrilli había sido el Secretario General de la Presidencia, cargo que venía ocupando durante 11 años consecutivos desde 2003 con el presidente Néstor Kirchner y después con Cristina Fernández.

MILITANTES 'KIRCHNERISTAS'

También hay numerosos militantes de agrupaciones 'kirchneristas' entre los 138 nombres difundidos. Uno de los casos paradigmáticos es el del exconcejal de La Plata, Martín Alaniz, amigo de la infancia del hijo de la presidenta, Máximo Kirchner, quien es además cofundador de La Cámpora.

Otra de ellas es la joven de 29 años al frente de la Dirección de Observaciones Judiciales, el órgano a cargo de las escuchas telefónicas, Josefina Kelly Neila, íntima amiga de la esposa de Wado de Pedro, exdiputado 'kirchnerista', cofundador de La Cámpora y nuevo Secretario General de la Presidencia.

Como señala la revista, también hay funcionarios de diversos ministerios, empleados del Congreso, del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, del Consejo de la Magistratura porteña o incluso de la agencia de prensa estatal Télam.

Este último es el caso del exgerente de Télam perteneciente a La Cámpora, Esteban Orestes Carella, recientemente desplazado de su puesto por haber difundido información del vuelo que tomó el periodista Damián Pachter, quien huyó del país por amenazas tras ser el primero en revelar que algo había pasado en casa de Nisman el pasado 18 de enero.

Además, tras la difusión de los 138 nombres, usuarios de las redes sociales están mostrando los perfiles que varios de esos supuestos nuevos espías tienen en Facebook y Twitter, donde se demuestra su militancia partidista.

AMENAZA DEL GOBIERNO

El pasado viernes, pocas horas antes de que se publicara el número de la revista 'Noticias' donde se revelaban los nombres de estos 138 supuestos espías, el Gobierno envió una advertencia a la editorial Perfil, que edita la publicación semanal.

En ella, la Presidencia de la Nación, a través de la Secretaría de Inteligencia, amenazó a la editorial con denunciarla si publicaba el número de la revista con la identidad de los nuevos espías, lo que podría leerse como una confirmación de al menos parte de la información revelada por 'Noticias'.

La revista mostró en su sitio web la cédula donde el Gobierno le advertía de las consecuencias de su publicación, pero aun así decidió publicar el número, que el sábado llegó con cuentagotas a los quioscos: "Anoche sólo me llegaron diez ejemplares", nos dice una quiosquera de la avenida Santa Fe.

"Amagaron con secuestrar el número", comenta otro quiosquero de la concurrida avenida, "pero no, nada, finalmente imprimieron la mitad de la tirada y seguramente el lunes impriman la otra mitad", dice mientras se sonríe socarronamente.