Publicado 15/10/2021 08:39CET

Detenidas más de 50 personas tras el rescate de dos ministros retenidos por veteranos en un acto en Sudáfrica

Archivo - El presidente de Sudáfrica, Cyril Ramaphosa
Archivo - El presidente de Sudáfrica, Cyril Ramaphosa - Tobias Schwarz/AFP POOL/dpa - Archivo

MADRID, 15 Oct. (EUROPA PRESS) -

Las fuerzas de seguridad de Sudáfrica detuvieron el jueves a más de 50 personas después de que un grupo de veteranos del Ejército mantuvieran secuestrados a dos ministros, entre ellos la titular de la cartera de Defensa, tras una reunión en un edificio de la capital, Pretoria.

Según ha informado el diario sudafricano 'News24', las fuerzas especiales irrumpieron en un centro de conferencias en la ciudad para sacar del mismo a la ministra de Defensa, Thandi Modise; el viceministro de Defensa, Thabang Makwetla; y el ministro para la Presidencia, Mondli Gungubele.

La unidad de élite, que contó con apoyo de la Policía Militar y la Policía entró en el edificio después de que los ministros fueran retenidos por los veteranos, que habían presentado una serie de exigencias a las autoridades para la recepción de ayudas públicas.

El portavoz de la Policía, Vish Naidoo, ha resaltado que la operación se saldó con 56 heridos y tres detenidos y ha recalcado que la decisión de enviar a las fuerzas especiales fue adoptado "tras recibir información sobre una posible situación con rehenes" y después de que las negociaciones "fracasaran".

"No se realizaron disparos, pero durante el procesamiento de los sospechosos hubo que llevar a tres a que recibieran atención médica porque se quejaban de dolores. Uno se ha quejado de una herida y no sabemos cómo puedo hacérsela", ha apuntado Naidoo.

Sin embargo, uno de los veteranos, Lwazi Mzobe, ha apuntado que sí se realizaron disparos y ha añadido que uno de los heridos recibió un balazo. "Quieren matarnos. Quiero que el mundo sepa que quieren matarnos", ha señalado, tal y como ha recogido 'News24'.

Por su parte, Gungubele ha indicado que permanecieron retenidos durante tres horas y ha ensalzado que las fuerzas especiales "fueron muy meticulosas", al tiempo que ha dicho que el grupo de veteranos se negaron a hablar y exigieron reunirse con el presidente, Cyril Ramaphosa, y el vicepresidente, David Mabuza.