Díaz-Canel critica la postura de EEUU hacia Cuba

El presidente de Cuba, Miguel Diaz-Canel, ante la Asamblea General de la ONU
REUTERS / CARLO ALLEGRI
Actualizado 27/09/2018 9:27:10 CET

   MADRID, 26 Sep. (EUROPA PRESS) -

   El presidente de Cuba, Miguel Díaz-Canel, ha acusado este miércoles a Estados Unidos de mantener "una política dirigida a subvertir el sistema político, económico y social" en la isla y ha reiterado que, pese al cambio generacional en la cúpula cubana, habrá "continuidad, no ruptura".

   "El Gobierno de Estados Unidos se ha dedicado a fabricar artificialmente, con falsos pretextos, escenarios de tensión y hostilidad que a nadie benefician", ha dicho ante la Asamblea General de Naciones Unidas, antes de recalcar que "Cuba mantiene la disposición de desarrollar una relación respetuosa y civilizada" con Washington.

   Así, ha manifestado que "Cuba siempre estará dispuesta a dialogar y a cooperar desde el respeto y el trato entre iguales". "Nunca realizaremos concesiones que afecten la soberanía e independencia nacional, no negociaremos nuestros principios, ni aceptaremos condicionamientos", ha agregado.

   Díaz-Canel ha indicado en este sentido que la postura de Estados Unidos "contrasta con el hecho de que existen relaciones diplomáticas formales y programas de cooperación mutuamente beneficiosos en un número limitado de áreas", al tiempo que ha vuelto a criticar duramente el bloqueo a la isla.

   "El elemento esencial y definitorio de la relación bilateral sigue siendo el bloqueo, que pretende estrangular la economía cubana, con el propósito de generar penuria y alterar el orden constitucional", ha lamentado. "Se trata de una política cruel, que castiga a las familias cubanas y a toda la nación", ha añadido.

   El mandatario cubano ha apuntado además que "el cambio generacional en nuestro gobierno no debe ilusionar a los adversarios de la Revolución". "El pueblo cubano jamás regresará al pasado oprobioso del que se libero con los mayores sacrificios, durante 150 años de lucha por la independencia y la dignidad plena", ha dicho.

   "Por decisión de la abrumadora mayoría de las cubanas y los cubanos, daremos continuidad a la obra emprendida casi 60 años atrás", ha señalado, antes de expresar su "convicción" de que "no habrá cambios en nuestros objetivos estratégicos y que el carácter irrevocable del socialismo será ratificado".

   "Los principios de nuestra política exterior permanecerán inalterables", ha argüido Díaz-Canel, incidiendo una vez más en una línea continuista pese a la salida del poder de los Castro.

   Por otra parte, ha criticado a Estados Unidos por sus políticas en la región y ha dicho que Washington "ha proclamado la vigencia de la Doctrina Monroe". Así, ha expresado su apoyo a los gobiernos de Venezuela, Nicaragua y al expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva, recientemente condenado por corrupción y apartado de la carrera electoral.

   Asimismo, ha defendido "el ejercicio del multilateralismo y el respeto pleno a los principios y normas del Derecho Internacional para avanzar hacia un mundo multipolar, democrático y equitativo", antes de advertir del peligro de la "exacerbación de conflictos locales, guerras de agresión disfrazadas de 'intervenciones humanitarias', derrocamiento por la fuerza de gobiernos soberanos, los denominados 'golpes suaves' y la intervención en los asuntos internos de otros estados".

CRITICA CONTRA LAS DESIGUALDADES FRUTO DEL CAPITALISMO

   El presidente cubano ha manifestado además que "es absurdo, pero coherente con la irracionalidad de un mundo en el que el 0,7% mas rico de la población puede apropiarse del 46% de toda la riqueza, mientras el 70% mas pobre solo accede al 2,7% de la misma".

   En este sentido, ha enumerado que "3.460 millones de seres humanos sobreviven en la pobreza, 821 millones padecen hambre, 758 millones son analfabetos y 844 millones carecen de servicios básicos de agua potable, cifras todas, por cierto, que elaboran y manejan habitualmente los organismos globales, pero que al parecer aun no alcanzan a movilizar suficientemente la conciencia de la llamada comunidad internacional".

   "Esas realidades no son fruto del socialismo, como el presidente de Estados Unidos afirmo ayer en esta sala. Son consecuencia del capitalismo, especialmente del imperialismo y el neoliberalismo; del egoísmo y la exclusión que acompaña a ese sistema", ha explicado.

   "El capitalismo afianzo el colonialismo. Con el nació el fascismo, el terrorismo y el Apartheid, se extendieron las guerras y conflictos, los quebrantamientos de la soberanía y la libre determinación de los pueblos; la represión de los trabajadores, las minorías, los refugiados y migrantes", ha apuntado, antes de recalcar que el capitalismo "es opuesto a la solidaridad y a la participación democrática".

   En esta línea, ha pedido que "no se engañe" a la población aduciendo que la humanidad no cuenta con recursos materiales, financieros y tecnológicos suficientes para erradicar la pobreza, el hambre, las enfermedades prevenibles y otros flagelos".

   "Lo que no existe es la voluntad política de los países industrializados, quienes tienen el deber moral, la responsabilidad histórica y recursos abundantes para resolver los problemas globales mas apremiante", ha remachado.

Contador