Dimite la presidenta del Instituto Brasileño del Medio Ambiente tras ser criticada públicamente por Bolsonaro

Actualizado 07/01/2019 20:02:23 CET
Bolsonaro, presidente electo de Brasil
GETTY

   BRASILIA, 7 Ene. (EUROPA PRESS/Notimérica) -

   La presidenta del Instituto Brasileño del Medio Ambiente y de los Recursos Naturales Renovables (IBAMA), Suely Araújo, ha dimitido este lunes tras ser criticada abiertamente a través de Twitter por el presidente brasileño, Jair Bolsonaro.

   Araújo, al frente del IBAMA desde junio de 2016, dependía desde este domingo del nuevo ministro de Medio Ambiente, Ricardo Salles, pero el detonante de la dimisión habría sido un mensaje de Bolsonaro en el que cuestionaba un contrato de alquiler de vehículos suscrito el pasado mes de diciembre, aunque no menciona ninguna irregularidad concreta. Araújo iba a ser sustituida en el cargo por Eduardo Fortunato Bim, opción de Salles para dirigir este organismo.

   "Casi 30 millones de reales (7 millones de euros) en alquiler de coches, sólo para el IBAMA...", publicó Salles el domingo en Twitter junto con una captura del contrato entre el IBAMA y la Compañía de Alquiler de las Américas publicado el 10 de diciembre en el Diario Oficial.

   Bolsonaro compartió poco después el mensaje del ministro endureciendo aún más el tono. "Estamos en un ritmo acelerado, desmontando rápidamente montañas de irregularidades y situaciones anormales que están siendo comprobadas y expuestas. ¡La certeza es que había todo un sistema con el objetivo principal de violentar financieramente al brasileño sin la menor preocupación!", publicó.

   Ninguno de los dos señaló ninguna irregularidad concreta y de hecho el mensaje de Bolsonaro fue borrado poco después. Bolsonaro ya atacó al IBAMA en campaña, un organismo al que acusaba de dirigir una "industria de las multas".

   El IBAMA ha respondido en una nota oficial que es una "acusación sin fundamento". "La presidencia del IBAMA refuta con vehemencia cualquier insinuación de irregularidades en la contratación", ha apostillado, según recoge el diario brasileño 'Estadao'.

   En concreto, se refiere al contrato por 28,7 millones de reales "para el alquiler de 393 camionetas adaptadas para la actividad de vigilancia y lucha contra los incendios forestales, emergencias ambientales, acciones de inteligencia, visitas técnicas, etcétera". El contrato es válido para todo el país e incluye combustible, mantenimiento, seguros y sustitución cada dos años.

   "El valor estimado inicialmente para este contrato era bastante superior al conseguido al final del proceso de licitación, que cumplió con rigor las exigencias legales y fue aprobado por el Tribunal de Cuentas de la Unión", ha argumentado el IBAMA.

Para leer más