Publicado 17/11/2021 09:27CET

Una diplomática de EEUU se reúne con Hamdok para abordar "vías para restaurar la transición democrática" en Sudán

Archivo - El primer ministro de Sudán, Abdalá Hamdok
Archivo - El primer ministro de Sudán, Abdalá Hamdok - MOHAMED KHIDIR / XINHUA NEWS / CONTACTOPHOTO

MADRID, 17 Nov. (EUROPA PRESS) -

La vicesecretaria de Estado de Estados Unidos para África, Molly Phee, mantuvo el martes una reunión con el primer ministro cesado tras el golpe de Estado en Sudán, Abdalá Hamdok, con quien discutió "vías para restaurar la transición democrática en Sudán".

La oficina de Phee ha publicado un breve mensaje en su cuenta en la red social Twitter en el que se ha mostrado "agradecida por la oportunidad" de reunirse con el primer ministro, quien se encuentra bajo arresto domiciliario desde la asonada, encabezada por el jefe del Ejército y presidente del Consejo Soberano de Sudán, Abdelfatá al Burhan.

Phee se reunió además con la ministra de Exteriores de Sudán, Maryam Sadiq al Mahdi, a quien le trasladó el "apoyo" de Washington al Gobierno de transición civil liderado por Hamdok, según ha indicado la Embajada estadounidense en Jartum a través de su cuenta oficial en la red social Twitter.

Así, la Embajada ha destacado además que la ministra de Exteriores sudanesa, que ha rechazado el golpe de Al Burhan, "ha emergido como una voz poderosa en el movimiento para restaurar la democracia y cumplir las aspiraciones del pueblo sudanés de libertad, paz y justicia".

Por otra parte, Phee mantuvo un encuentro con Al Burhan, quien subrayó su compromiso con un proceso de diálogo con las fuerzas políticas para completar el proceso de transición que derive en unas elecciones libres y justas en julio de 2023, tal y como ha recogido la agencia estatal sudanesa de noticias, SUNA.

Al Burhan manifestó además que el componente militar de las autoridades de transición está abierto a un diálogo sin condiciones que logre estabilizar la situación en el país, mantener la seguridad nacional y el Estado de Derecho y evitar que el país caiga "en el desorden y el caos".

Por ello, reiteró su defensa del golpe de Estado, al que se refiere como un "proceso correctivo" tras semanas de tensiones entre los elementos civiles y militares de las autoridades de transición, y denunció una interferencia extranjera en algunas fuerzas políticas que "afectó negativamente" al desempeño de las autoridades.

Por último, el presidente del Consejo Soberano de Transición --organismo reconstituido nuevamente con él al frente tras ser disuelto junto al Gobierno durante el alzamiento-- aseguró que los detenidos tras la asonada que sean inocentes serán liberados próximamente, según ha recogido SUNA.

En este contexto, la Embajada de Estados Unidos en Jartum ha emitido además una alerta por las movilizaciones convocadas para este mismo miércoles en rechazo al golpe, después de la muerte de siete personas por la represión de las protestas del sábado.

"Si bien los organizadores siguen animando una desobediencia civil no violenta, las manifestaciones que pretenden ser pacíficas pueden rápidamente derivar en una confrontación y generar violencia", apunta en su alerta, publicada a través de su cuenta en Twitter.

Por ello, recomienda a los ciudadanos estadounidenses en Sudán "estar al tanto de lo que ocurre alrededor y estar informado a través de los medios locales", así como "ejercer cautela al estar en los alrededores de reuniones grandes o protestas".

"El personal de la Embajada tiene orden de quedarse en casa. Se recomienda igualmente a los ciudadanos estadounidenses quedarse en casa, dentro de lo posible", subraya, antes de aconsejar "evitar aglomeraciones y protestas" y "mantener un perfil bajo", además re tener "planes de seguridad personal".

Al Burhan desveló la semana pasada la composición del nuevo Consejo Soberano de Transición y reiteró su compromiso de formar un nuevo Gobierno civil, tras afirmar que Hamdok figura como "favorito" para volver al cargo, si bien el ex primer ministro ha rechazado un diálogo sin una liberación de detenidos y la vuelta al proceso de transición.

Sudán fue escenario a mediados de septiembre de un intento de golpe, según apuntaron las autoridades de transición, a cargo de un grupo de oficiales de las Fuerzas Armadas supuestamente vinculados con Al Bashir, derrocado en una asonada tras meses de masivas manifestaciones en su contra.

Las autoridades de transición fueron instauradas tras un acuerdo entre la junta militar anterior, surgida tras el golpe de Estado de 2019, y diversas organizaciones civiles y formaciones políticas opositoras. Este Gobierno ha iniciado una batería de reformas sociales y económicas y ha alcanzado un acuerdo de paz con importantes grupos rebeldes de Darfur y otras zonas del país.

Contador