Diputados opositores denuncian desde España un fallido golpe de Estado por parte del "Gobierno gorila" de Maduro

Publicado 06/01/2020 19:26:48CET
El representante de Guaidó en España, Antonio Ecarri, junto a los diputados Mariella Magallanes (estado de Aragua), Milagros Valero (Mérida), Franco Casella (Miranda), Auristela Vasquez (distrito capital), Rosmit Mantilla (Táchira) y Ramón López.
El representante de Guaidó en España, Antonio Ecarri, junto a los diputados Mariella Magallanes (estado de Aragua), Milagros Valero (Mérida), Franco Casella (Miranda), Auristela Vasquez (distrito capital), Rosmit Mantilla (Táchira) y Ramón López. - EUROPA PRESS

Aseguran que les ofrecieron 300.000 dólares por votar en contra de la reelección de Guaidó al frente de la Asamblea Nacional

MADRID, 6 Ene. (EUROPA PRESS) -

Varios diputados de la oposición venezolana han denunciado desde España un fallido "golpe de Estado" por parte del "Gobierno gorila" de Nicolás Maduro tan solo un día después de que la Asamblea Nacional eligiera al disidente opositor Luis Parra como nuevo presidente de la cámara en sustitución de Juan Guaidó.

En declaraciones a los medios de comunicación este lunes en Madrid, Milagros Valero, diputada por el estado de Mérida, ha alertado de que "el régimen de Maduro intentó un golpe de Estado, burlándose del pueblo venezolano" mediante la puesta en marcha de la operación 'Alacrán'.

Según ha explicado, dicha operación habría sido puesta en marcha por el Gobierno venezolano el pasado mes de noviembre y su objetivo era el de sobornar y comprar a la dirigencia opositora de cara a la votación prevista para el 5 de enero, en la que Guaidó se jugaba su liderazgo.

"Quiero que el mundo se entere de cómo se creó la operación", ha aseverado Valero, que ha relatado cómo recibió diversas llamadas desde el 2 de enero en las que se le pedía que "votara en contra de Guaidó, se abstuviera en la votación o se desapareciera del hemiciclo".

Valero, que ha asegurado que la cuantía ofrecida a cambio de votar contra el hasta ahora presidente de la Asamblea Nacional era de 300.000 dólares (268.000 euros), ha señalado que el pago "podía ser negociado". Además, ha destacado que "el hostigamiento duró hasta el día 5, cuando seguía recibiendo llamadas incluso en su número de España".

No obstante, la diputada ha querido resaltar que, tal y como ha dicho el propio Guaidó, "hay una reserva moral del Estado, de valientes mujeres y hombres que seguimos de frente hasta recuperar la libertad".

"No vamos a descansar hasta que Venezuela sea un país libre y soberano", ha añadido durante un acto al que también han acudido el representante para España de Guaidó, Antonio Ecarri, y los diputados Mariella Magallanes (estado de Aragua), Franco Casella (Miranda), Auristela Vasquez (distrito capital), Rosmit Mantilla (Táchira) y Ramón López.

"Quienes vendieron su conciencia, en ellos está. Nosotros seguimos convencidos de que este año Venezuela tiene que cambiar. Seguimos una misma ruta, que es que Venezuela tenga elecciones libres y soberanas", ha manifestado.

Por otra parte, Casella ha expresado que "ayer lo que vimos fue un Gobierno gorila, (...) una pantomima, diputados disfrazados de oposición que se autoproclamaban". Así se ha referido a Parra, que se ha ratificado este lunes como legítimo presidente de la Asamblea Nacional y ha asegurado que la polémica votación cumplió el protocolo marcado por la Constitución.

"El Parlamento está donde están los parlamentarios", ha subrayado en relación con la sesión alternativa celebrada en la redacción del diario local 'El Nacional' ante la imposibilidad de acceder a la votación llevada a cabo en la sede parlamentaria.

Respecto a la primera sesión en la Asamblea Nacional, ha sentenciado que "allí ni hubo votación ni verificación". "Sólo estaban retransmitiendo los medios oficiales, (...) aquellos estaba montado de forma militar y se omitió la voluntad de millones de venezolanos", ha sostenido.

El opositor ha hecho hincapié en la "terrible persecución" sufrida en Venezuela y ha querido recordar que "no se trata de una cuestión de ideología". "No hablamos de izquierda o derecha sino de Derechos Humanos", ha apuntado.

"Los que se rebelaron están siendo torturados en los calabozos de las cárceles militares y ayer lo que vimos (y no lograron nada más que tirar otra máscara al mismo tirano) fue un intento de comprar voluntades. Algunos diputados, como judas y por unas monedas, decidieron vender su voto", ha lamentado.

En este sentido, ha alabado la actitud de Guaidó y ha destacado que otros, "la gran mayoría", demostraron que "teníamos la decisión tomada; reelegir a Guaidó". Asimismo, Casella ha criticado fervientemente la actuación de la Guardia Nacional, que en "un país normal debe resguardar a los diputados en vez de golpearlos y agredirlos".

Guaidó fue elegido hace un año como presidente de la Asamblea Nacional, conforme a las normas internas de rotación de los partidos opositores, que ganaron la sede legislativa en 2015, en su primera victoria frente al PSUV de Hugo Chávez y Nicolás Maduro en 16 años.

Días después, el 23 de enero, el título de jefe del Parlamento permitió a Guaidó autoproclamarse "presidente encargado" de Venezuela para impedir que Maduro culminara el segundo mandato para el que tomó posesión el día 10 de ese mismo mes en base a unas elecciones presidenciales consideradas fraudulentas.

Guaidó se apoyó en el artículo 233 de la Constitución venezolana, según el cual será "falta absoluta" del presidente de la República, entre otras cosas, "el abandono del cargo declarado por la Asamblea Nacional". Si ocurre antes de la toma de posesión, se debe proceder a una nueva elección en 30 días y, entretanto, "se encargará la Presidencia de la República al presidente de la Asamblea Nacional".

La oposición interpretó que, dado que los comicios del 20 de mayo de 2018 fueron fraudulentos, la investidura de Maduro el 10 de enero no fue válida y, por tanto, su primer mandato expiró ese mismo día sin que nadie le sucediera en el cargo, lo que habría provocado la situación de vacancia en el Palacio de Miraflores.

En la segunda sesión llevada a cabo para elegir a la nueva cúpula de la Asamblea Nacional, Guaidó se ha hecho con 100 votos frente a los 81 logrados previamente en la cámara por Parra. Para la reelección es necesario un quórum de 84 diputados.