Una docena de militares detenidos y tres altos mandos destituidos, ¿qué está ocurriendo en el Ejército de Colombia?

Actualizado 11/07/2019 12:56:56 CET
Militares colombianos
TWITTER - Archivo

   BOGOTÁ, 11 Jul. (Notimérica) -

   La Fiscalía de Colombia informó este miércoles que fueron detenidos 12 militares colombianos que presuntamente estarían involucrados en actos de corrupción, para facilitar sus ascensos y promociones, y que pertenecían a una red que exigía dinero a los uniformados a cambio de beneficios.

   Entre los detenidos se encuentra un sargento viceprimero, siete sargentos segundos, dos cabos primeros y dos cabos segundos que han sido arrestados de madrugada en cuarteles militares de Bogotá, Huila, Putumayo y Cundinamarca, según informó el diario 'El Espectador'.

   Estos funcionarios serán imputados por "fraude procesal, acceso abusivo a un sistema informático, tráfico de influencias de servidor público, prevaricato por acción, falsedad en documento privado y concierto para delinquir", indicó la Fiscalía.

   Al parecer este grupo operaba en guarniciones militares y pedía a los militares entre cuatro y cinco millones de pesos (entre 1.200 y 1.500 dólares) "para beneficiarlos con trámites de ascensos y cambios de unidades militares".

¿POR QUÉ ESTAS DETENCIONES?

   La revista 'Semana' publicó hace unos días una serie de irregularidades en el Ejército colombiano donde estarían involucrados tres altos cargos de ese componente presuntamente relacionados en actos de corrupción, tráfico de influencias y coacciones para evitar filtraciones entre los uniformados.

   En el texto, que según la publicación se basó en grabaciones, testimonios, vídeos y documentos en poder de la Fiscalía y la Procuraduría, se mencionan a los siguientes altos mandos: el actual jefe del Comando de Apoyo Integral y Desarrollo, Jorge Romero, relacionado con presuntos actos de corrupción relativos a permisos de porte de armas a civiles; el segundo comandante del Ejército, Adelmo Fajardo, vinculado con la petición de cantidades de dinero a sus oficiales para gastos personales y familiares y el jefe del comando de apoyo a la contrainteligencia, el general Eduardo Quirós, señalado de coaccionar a oficiales sospechosos de haber divulgado información a la prensa sobre malos manejos en esa institución.

   Por su parte, el ministro de Defensa, Guillermo Botero, adelantó que Romero había sido llamado a calificar servicios (retiro del servicio activo, que no es una sanción o despido); que Fajardo había solicitado vacaciones "para preparar su defensa" y que Quirós sería trasladado "mientras se resuelve su situación".

   Días antes a esta publicación, el 'New York Times' había revelado que generales y coroneles del Ejército colombiano suscribieron un acuerdo para incrementar los operativos y "ser efectivos operacionalmente", con el objetivo de "matar, capturar o forzar la rendición de los grupos criminales y rebeldes".

¿QUÉ DICE EL MINISTRO DE DEFENSA?

   Botero escribió en su cuenta de Twitter que habrá "cero tolerancia" frente a las actuaciones ilegales de la Fuerza Pública y que había sostenido un encuentro con la Fiscalía, la Procuraduría General y la Contraloría General "para solicitar acción frente a conductas irregulares".

   "No seremos ni indulgentes ni temerarios, pero sí sumamente diligentes. Nos hemos tomado el tiempo necesario para analizar cada caso de manera individual", manifestó y aclaró que las hechos investigados había ocurrido antes del 7 de agosto 2018, cuando el presidente, Iván Duque, se posesionó en el cargo. Por el momento, el mandatario colombiano no se ha manifestado al respecto.

Contador

Para leer más