¿Qué es la 'Doctrina Monroe' que Trump quiere aplicar en Iberoamérica?

Donald Trump ante la Asamblea General de la ONU
REUTERS / CARLO ALLEGRI
Actualizado 28/09/2018 14:10:08 CET

   WASHINGTON, 27 Sep. (Notimérica) -

   El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, durante su participación de la 73 Asamblea General de Naciones Unidas (ONU) ha lanzado una señal de que está intentado desenterrar un viejo cimiento de la política estadounidense en Iberoamérica que parecía obsoleto: la 'Doctrina Monroe'.

   "Aquí en el hemisferio occidental, estamos comprometidos a mantener nuestra independencia de la intrusión de potencias extranjeras expansionistas", señaló Trump este martes ante la ONU en Nueva York.

   "Ha sido la política formal de nuestro país desde el presidente (James) Monroe que rechacemos la interferencia de naciones extranjeras en este hemisferio y en nuestros propios asuntos", agregó el mandatario.

   Sin determinar a qué naciones se dirigía, Trump quiso refrendar así una doctrina presentada por el expresidente Monroe en 1823 contra el colonialismo europeo en el continente, resumida en la frase "América para los americanos".

   Esa doctrina señalaba que cualquier tipo de intervención de Europa en América sería señalada como un acto de agresión que requeriría la intervención de Estados Unidos.

   En 1904, el expresidente Theodore Roosevelt le añadió un "corolario" (razonamiento, juicio o hecho que es consecuencia lógica de lo demostrado o sucedido anteriormente), que señalaba que si algún país europeo ponía en peligro los derechos y/o propiedadesde los ciuddanos y empresas estadounidenses, el gobierno de Estados Unidos tendría la obligación de intervenir en los asuntos de ese país para "reordenarlo".

   En la práctica eso significó que Estados Unidos empezara un intervencionismo unilateral en Iberoamérica, según señaló 'BBC Mundo'.

¿DESTERRADA?

   Si se aplicara la 'Doctrina Monroe' en la actualidad sería muy complicado saber cuál sería su alcance en estos momentos. La posible resurrección de este viejo pilar de la política de EEUU por parte de Trump inquietó al Gobierno venezolano, que es considerado una "dictadura" por EEUU y varios países de la región.

   "Es preocupante que el presidente Donald Trump haya retomado las banderas de una doctrina anacrónica", indicó el canciller venezolano, Jorge Arreaza, en Nueva York.