Publicado 01/10/2020 15:51CET

Dos partidos opositores abandonan la comisión electoral de cara a las controvertidas presidenciales en Costa de Marfil

C.Marfil.- Dos partidos opositores abandonan la comisión electoral de cara a las
C.Marfil.- Dos partidos opositores abandonan la comisión electoral de cara a las - picture alliance / dpa - Archivo

MADRID, 1 Oct. (EUROPA PRESS) -

El vicepresidente segundo de la comisión electoral de Costa de Marfil, Alain Dogou, miembro de un partido opositor, ha anunciado su decisión de suspender sus funciones, en medio de la grave crisis institucional en el país de cara a las presidenciales del 31 de octubre, en las que el presidente, Alassane Ouattara, buscará un tercer mandato.

Dogou, miembro del Frente Popular Marfileño (FPI) del expresidente Laurent Gbagbo, ha anunciado su decisión junto a Yapi Yapo, miembro de la comisión central de la comisión electoral e integrante de la Liga del Movimiento por el Progreso (LMP), igualmente opositora a Ouattara.

La decisión, que implica que tres de los asientos ocupados por la oposición en el organismo quedan vacantes, ha sido adoptada después de que la LMP y la Alianza de Fuerzas Democráticas (AFD) --liderada por Pascal Affi N'Guessan, del FPI anunciaran que suspenderían sus actividades a nivel de las comisiones electorales locales.

Así, ambas formaciones pidieron "una gran concertación entre el Gobierno y las fuerzas políticas y sociales" de cara a los comicios y solicitaron al Ejecutivo y a Ouattara que "abandone su postura actual, irreal, que expone a los marfileños a amenazas de toda naturaleza".

En este sentido, abogaron por un proceso de diálogo "para acordar las condiciones generales y la organización de las elecciones, principalmente en lo relativo a las reformas necesarias del Tribunal Constitucional y la comisión electoral", según ha informado el diario marfileño 'Notre Voie'.

Las tensiones han aumentado drásticamente en el país tras el anuncio de Ouattara de presentarse a un tercer mandato a raíz del fallecimiento en julio del primer ministro y hasta entonces candidato gubernamental, Amadou Gon Coulibaly.

Posteriormente, el Constitucional falló a favor de permitir la candidatura de Ouattara, pese a las denuncias de la oposición, y excluyó a importantes opositores como Gbagbo y el antiguo primer ministro y expresidente del parlamento Guillaume Soro.

Ante esta situación, el expresidente Henri Konan Bedié, cuya candidatura sí ha sido aceptada, hizo la semana pasada un llamamiento --al que se ha sumado gran parte de la oposición-- a la desobediencia civil para intentar evitar un tercer mandato de Ouattara.

Muchos marfileños temen que otra polémica electoral pueda conducir a una nueva oleada de violencia como la registrada tras los comicios de 2010, cuando Gbagbo se negó a reconocer la victoria de Ouattara, que remachó una década turbulenta en la que Costa de Marfil tiró por tierra años de avance próspero y estable.

Contador