Actualizado 02/02/2011 18:29 CET

Dos presos cubanos de la Primavera Negra comienzan una huelga de hambre

MADRID, 2 Feb. (EUROPA PRESS) -

Los opositores cubanos Diosdado González Marrero y Pedro Argüelles Morán, presos de la Primavera Negra de 2003, han comenzado esta semana una huelga de hambre para exigir al Gobierno de Raúl Castro que cumpla con su promesa de liberar a los disidentes del 'Grupo de los 75' que todavía están en prisión.

González Marrero, preso en el en el Combinado del Sur de la provincia de Matanzas (oeste), comenzó el ayuno el lunes, 31 de enero, en solidaridad con su esposa, la dama de blanco Alejandrína García de la Riva, quien el pasado 28 de enero dejó de ingerir alimentos en protesta por el retraso en las excarcelaciones.

Argüelles Morán, por su parte, inició la huelga de hambre el martes en la cárcel de Canaleta de la provincia de Ciego de Ávila (centro), según ha informado García de la Riva en declaraciones telefónicas a Europa Press desde su vivienda en Roque, en Matanzas.

La dama de blanco ha insistido en que hasta la fecha las autoridades cubanas no han informado sobre la excarcelación de los once presos políticos de la Primavera Negra que debieron ser liberados en un plazo máximo de 4 meses, contados a partir del 7 de julio, cuando el Arzobispado de La Habana anunció el histórico acuerdo alcanzado con el régimen castrista, que contó con la mediación de España.

"El Gobierno cubano no ha respondido a nuestras demandas, no ha cumplido con su promesa y todavía es la fecha de que no nos han informado de cuándo van a liberar a estos hombres, lo único que hacen es burlarse de nosotras", ha lamentado García de la Riva.

El pasado 18 de enero, García de la Riva dejó una nota en el despacho del arzobispo de La Habana, cardenal Jaime Ortega, anunciando que iba a comenzar una huelga de hambre en un intento por "presionar" a las autoridades cubanas para que finalmente excarcelen a los 11 disidentes de la Primavera Negra. "Aún estoy esperando a que la Iglesia me responda", ha señalado.

Tanto González Marrero como Argüelles Morán, ambos condenados a 20 años, forman parte del grupo de opositores de la Primavera Negra arrestados en 2003 que se negaron a viajar a España, a diferencia de otros 40 prisioneros de conciencia que aceptaron la propuesta de abandonar la isla a cambio de su liberación.

"Nosotros creemos que lo que quieren es presionar para que estos hombres acepten irse a España, pero ellos no quieren, ellos quieren quedarse en su patria, quedarse en Cuba", ha expresado.

El Gobierno de Castro ha asegurado, según el Arzobispado de La Habana, que excarcelará a todos los opositores que se quieran quedar en la isla, aunque no ha mencionado una posible fecha. Hasta el momento, solo ha sido liberado mediante licencia extrapenal el economista Arnaldo Ramos Lauzerique, quien ha decidido quedarse a vivir en La Habana.

Por su parte, Berta Soler, esposa del opositor Angel Moya y una de las portavoces de las Damas de Blanco, ha viajado hasta Matanzas para ayudar a su compañera en huelga de hambre y ha lamentado que hayan tenido que llegar a "estos niveles" a pesar de que existe un compromiso "público" de liberar a los prisioneros. Sin embargo, ha aclarado que no están de acuerdo con la postura de García de la Riva, "pero la respetamos".

DETENCIONES

Entre 6 y 7 personas han sido detenidas desde el pasado 28 de enero cuando intentaban trasladarse a la vivienda de García de la Riva en el poblado de Roque, en el municipio de Pericos, en Matanzas, donde actualmente "se vive mucha represión", ha advertido la esposa de González Marrero.

Desde la semana pasada "varios opositores y miembros de organizaciones de Derechos Humanos han intentando venir a mi casa a estar conmigo pero la Seguridad del Estado lo ha impedido porque cuando intentan entrar al pueblo les ordenan que se regresen sin dar explicaciones", ha aseverado.

Algunas patrullas han sido desplegadas en la entrada de Roque, donde solo se puede acceder mediante carretas de caballos debido a las precarias condiciones de las calles y carreteras, según informan disidentes.

"A los que quieren venir les piden el carné de identidad y les dicen que no pueden entrar", ha comentado a Europa Press un amigo de García de la Riva que prefirió no ser identificado, pero que tuvo que "saltar" estos controles de seguridad para poder visitar a la dama de blanco.