Publicado 12/03/2020 19:51:55CET

Los dos principales partidos opositores de Malaui unen fuerzas de cara a la repetición de las presidenciales en mayo

El Supremo mantiene en pie la anulación de las presidenciales de 2019

MADRID, 12 Mar. (EUROPA PRESS) -

Los dos principales partidos opositores de Malaui, el Partido del Congreso de Malaui (MCP) y el Movimiento Unido de Transformación (UTM), han anunciado su unión de cara a la repetición de las elecciones presidenciales de 2019, anuladas por irregularidades y en las que el presidente, Peter Mutharika, había obtenido la reelección.

Los líderes del MCP y del UTM, Lazarus Chakwera y Saulos Chilima, respectivamente, denunciaron los resultados por supuestas irregularidades, tras lo que el Constitucional les dio la razón y anuló la votación, prevista ahora para el 19 de mayo.

En un comunicado, el UTM ha indicado que los "detalles finales" del acuerdo de alianza con el MCP quedarán en manos de Chilima, al tiempo que ha agregado que la firma del documento tendrá lugar el 19 de marzo. Por el momento se desconoce quién encabezará la coalición.

El portavoz del MCP, Maurice Munthali, ha expresado la satisfacción de la formación con el acuerdo y ha confirmado que "la alianza es real", según ha informado el diario 'The Daily Times'. "Esto es lo que la población de Malaui estaba esperando y esto pondrá a los ciudadanos en el camino correcto", ha agregado.

De esta forma, la coalición opositora intentará impedir la victoria de Mutharika, cuyo partido, el Partido Democrático del Congreso (DPP), se unió en febrero al Frente Democrático Unido (UDF), liderado por su exministro Atupele Muluzi.

En las elecciones del 21 de mayo de 2019 Mutharika obtuvo el 38 por ciento de los votos, frente al 35 por ciento de Chakwera y el 20 por ciento de Chilima. Muluzi se hizo entonces con el cinco por ciento de las papeletas.

El fallo del Constitucional de febrero anulando los resultados contemplaba además una orden al Parlamento para modificar la legislación electoral que incluía la necesidad de que un candidato obtuviera más del 50 por ciento de los votos para ser declarado vencedor.

Por otra parte, el Tribunal Supremo ha rechazado durante la jornada la petición de Mutharika y la comisión electoral para suspender el fallo del Constitucional anulando las presidenciales.

Los abogados de la comisión electoral han presentado inmediatamente una apelación para que el veredicto quede en suspenso hasta que el Supremo falle de forma definitiva sobre el conflicto electoral.

Asimismo, han argumentado que el organismo considera mejor el 28 de octubre para la posible repetición de las elecciones, si bien el Parlamento aprobó el 19 de mayo como fecha para la votación, debido a que el veredicto anulando las elecciones daba 150 días para ello.

De esta forma, el fallo del Supremo deja en pie el veredicto del Constitucional ordenando la repetición electoral y autoriza que los preparativos sigan adelante, según ha informado el diario 'Nyasa Times'.

LIBERACIÓN BAJO FIANZA DE OPOSITORES

Por otra parte, un tribunal de la capital, Lilongüe, ha concedido la libertad bajo fianza a tres destacados activistas detenidos durante los últimos días por convocar una protesta para pedir a Mutharika la dimisión de la presidenta de la comisión electoral, Jane Ansah.

Los altos cargos de la Coalición de Defensores de los Derechos Humanos (HRDC) Gift Trapence y Macdonald Sembereka fueron detenidos el domingo, mientras que el presidente del organismo, Timothy Mtambo, se entregó durante la jornada del martes.

El presidente de Malaui dijo tras la convocatoria de la protesta que "está cansado de la estupidez de la HRDC". "Les demostraré de qué estoy hecho", afirmó, antes de advertir a los activistas contra llevar a cabo su acción.

La propia Ansah dijo la semana pasada que no habrá cambios en la composición del organismo de cara a la repetición de las presidenciales, canceladas por las irregularidades detectadas en el proceso.

Ansah dijo además que únicamente dimitirá si el Tribunal Supremo confirma el fallo de febrero del Constitucional, que anuló las elecciones del año pasado, en las que Mutharika obtuvo la reelección.

El Parlamento de Malaui aprobó en febrero el 19 de mayo como fecha para la repetición de las presidenciales, mientras que las generales tendrán lugar en mayo de 2025, lo que implica que los parlamentarios tendrán un mandato de seis años.

LA ANULACIÓN DE LAS ELECCIONES

En un fallo unánime adoptado el 3 de febrero, el Constitucional dijo que sólo había podido verificar la autenticidad del 23 por ciento de las hojas de resultados, por lo que ordenó que se celebraran nuevas elecciones en un plazo de 150 días.

Los líderes del Partido del Congreso de Malaui (MCP) y del Movimiento Unido de Transformación (UTM), Lazarus Chakwera y Saulos Chilima, respectivamente, denunciaron los resultados por supuestas irregularidades.

En respuesta, Mutharika afirmó que la decisión "inaugura la muerte de la democracia" en el país. "Como muchas personas en Malaui, mi equipo legal y yo tenemos graves dudas sobre el fallo", dijo.

Sin embargo, el Constitucional rechazó a mediados de febrero la petición de Mutharika y la comisión electoral para suspender la aplicación de la anulación de las presidenciales, allanando el camino para la repetición de la votación.

Mutharika llegó al poder en 2014 y se le atribuye el mérito de mejorar las infraestructuras y reducir la inflación, pero en los últimos tiempos se ha enfrentado a acusaciones de corrupción y de beneficiar a las regiones rurales, donde tiene su nicho electoral.

Contador