Duterte descarta prohibir la entrada al país de ciudadanos chinos y pide "acabar con este acto de xenofobia"

Publicado 03/02/2020 18:04:24CET
Coronavirus.- Duterte descarta prohibir la entrada al país de ciudadanos chinos
Coronavirus.- Duterte descarta prohibir la entrada al país de ciudadanos chinos - -/Kremlin/dpa - Archivo

MADRID, 3 Feb. (EUROPA PRESS) -

El presidente de Filipinas, Rodrigo Duterte, ha aclarado este lunes que no prohibirá la entrada en el país de ciudadanos chinos a pesar de la creciente expansión del nuevo coronavirus y ha pedido "acabar con este acto de xenofobia".

"Si la pregunta es si voy a impedir a los chinos entrar, la respuesta es, por supuesto, no. Es una clara falta de respeto hacia un ser humano. Culpar a los chinos (de la expansión del virus) es xenofobia", ha manifestado, según informaciones del diario digital Rappler.

Duterte ha aseverado que los llamamientos a favor de impedir la entrada de ciudadanos chinos en Filipinas son "un caso de mal gusto" y ha hecho hincapié en que no son culpables del brote del virus, que se ha saldado por el momento con 361 personas.

"Pasó en China, al menos el primer caso, pero eso no es culpa de nadie. No es culpa de los chinos, ni de los filipinos ni de nadie", ha manifestado antes de expresar que podría haberle pasado a cualquiera.

Asimismo, ha pedido a la población "recordar" a los miles de filipinos que se encuentran actualmente en China y ha recalcado que los países deben ayudarse los unos a los otros y proteger a sus ciudadanos.

"Hay muchos filipinos en China. Incluso aunque no hubiese ninguno, somos una comunidad de naciones, cooperamos. China ha sido amable con nosotros; sólo podemos hacer lo mismo", ha remachado.

Aunque China es el epicentro del brote y el país más afectado, el coronavirus se ha extendido ya a otros países del sureste asiático y también se han detectado casos en Europa y América.

Los signos comunes de infección incluyen síntomas respiratorios, fiebre, tos y dificultades para respirar. En casos más graves, la infección puede causar neumonía, síndrome respiratorio agudo severo, insuficiencia renal e, incluso, la muerte.

En 2003, más de 600 personas murieron en todo el mundo (349 en China) a causa del SARS o síndrome respiratorio agudo, que dejó 5.327 afectados en nueve meses.

Contador