Actualizado 17/01/2008 5:19:06 +00:00 CET

Ecuador.- Cae la popularidad del presidente de Ecuador tras un año de gestión, según un sondeo

QUITO, 17 Ene. (Reuters/EP) -

El estilo abrasivo del presidente de Ecuador, Rafael Correa, ha arrastrado su popularidad hasta un punto muy bajo, en una muestra de que debería intentar alcanzar un consenso más amplio para empujar su agenda izquierdista, revelaron hoy una encuesta y varios analistas.

La firma Cedatos-Gallup Internacional aseguró que la popularidad del líder nacionalista cayó 15 puntos en los últimos dos meses a un 57 por ciento en enero. El índice es cercano a su nivel más bajo, el 56 por ciento registrado en agosto, después de alcanzar altos niveles de aceptación.

El líder ecuatoriano, economista con estudios en Estados Unidos, ha chocado constantemente con los medios de comunicación y con varios alcaldes influyentes en torno a su política de intensificar la influencia del Estado en la economía, una estrategia con la que afirma distribuirá rentas a los pobres del país.

La baja de popularidad de Correa podría afectar a sus políticas izquierdistas en un país donde tres presidentes han sido destituidos en medio de revueltas populares en la última década. Por su parte, el analista político Felipe Burbano aseguró que la caída en las encuestas debería obligar a Correa a tener mas cuidado en sus reformas futuras.

El experto aseguró que Correa requiere mantener elevados índices de popularidad, en la medida que son la base del capital político. El presidente ecuatoriano ha catapultado su proyecto político apuntalado en triunfos electorales con los que ha sepultado a una débil oposición, considerada como corrupta e incapaz por la mayoría de los ecuatorianos, a un año de haber asumido el cargo.

PROYECTOS DE CORREA

Mientras, Cedatos-Gallup aseguró que los encuestados querían que Correa se muestre más tolerante y frene sus confrontaciones con alcaldes y medios de comunicación. Además, el mandatario confía en que una Asamblea Constituyente, controlada por sus aliados y a cargo de rescribir la Constitución con poderes omnímodos, aprobará amplios cambios que podrían consolidar su proyecto político, que apunta a la instauración del socialismo del siglo XXI en la nación petrolera.

El dirigente no tiene posibilidad de buscar su reelección cuando acabe su período en enero de 2011, pero se espera que la Asamblea Constituyente de 130 miembros abra la opción para que se postule por períodos consecutivos.

Cedatos-Gallup Internacional entrevistó a 1.291 personas en cinco ciudades importantes del país, entre el 10 y 14 de enero. El estudio tiene un margen de error de más menos 5 puntos porcentuales.