Ecuador/Colombia.- Ecuador amenaza con repatriar inmigrantes colombianos ilegales si Uribe no suspende la fumigación

Actualizado 15/12/2006 22:33:08 CET

QUITO, 15 Dic. (EUROPA PRESS) -

Ecuador amenazó al Gobierno de Álvaro Uribe con repatriar a los inmigrantes colombianos que se encuentren en situación ilegal en suelo ecuatoriano, si no es suspendida en las próximas horas la fumigación de cultivos de coca en la frontera común.

La afirmación la hizo el ministro de Exteriores de Ecuador, Francisco Carrión, quien ratificó que continuarán con las conversaciones diplomáticas pero no descarta otras medidas de presión a Colombia para que desista de esta actividad, informó la prensa local.

En ese sentido, Carrión alertó que si los reclamos hechos formalmente no tienen una respuesta efectiva el Gobierno de Alfredo Palacio no descarta la posibilidad de devolver a los colombianos indocumentados, y de reforzar los controles de ingreso en la línea fronteriza. "En el país se encuentran más de un millón y medio de colombianos, la mayoría ilegales", subrayó.

Asimismo, el titular de Exteriores advirtió que podrían apelarse a otras políticas en medio de esta coyuntura como llamar a consultas a su embajador, acudir a los tribunales internacionales para denunciar los peligros de las aspersiones con glifosato o romper relaciones bilaterales, aunque el propio Carrión rectificó y dijo que "sería imposible ese rompimiento".

El diplomático declaró a la cadena radiofónica de Bogotá 'RCN' que si el Gobierno de Uribe le notifica que ha suspendido las fumigaciones aéreas "estaría dispuesto a viajar" al país vecino "inmediatamente" para continuar con el dialogo bilateral sobre este conflicto que ha generado fricción entre ambas naciones sudamericanas. También acotó que esta situación genera un sentimiento de "anticolombianismo muy preocupante" en los ecuatorianos.

El pasado lunes, Colombia retomó su programa de fumigación en 10 kilómetros de la zona fronteriza para acabar con los cultivos de la planta para producir droga, situación que generó malestar en el Gobierno ecuatoriano. También el presidente electo de Ecuador, Rafael Correa, manifestó su desacuerdo y advirtió que cuando asuma el poder condenará este tipo de acciones.