Ecuador.- Correa considera "criminal" que los desahuciados en España estén "sin casa y endeudados"

Actualizado 16/11/2012 17:12:17 CET
Rajoy con el presidente de ecuador, Rafael Correa
POOL

MADRID, 16 Nov. (EUROPA PRESS) -

El presidente de Ecuador, Rafael Correa, ha afirmado este viernes que es "criminal" que las personas que han sido desahuciadas en España, incluidos miles de ecuatorianos, se queden "sin casa y endeudados".

Que los afectados por las ejecuciones hipotecarias se queden "sin casa y endeudados" es "criminal" y "totalmente injusto" y "no tiene por qué ser así", ha dicho en una entrevista con la cadena SER recogida por Europa Press.

En su opinión, lo que demuestra esta situación que se vive en España, que "no tiene razón de ser", es "la supremacía del capital, especialmente del capital financiero, sobre los seres humanos".

Correa considera que la solución puede ser "cambiar la ley" para establecer la "dación en pago" y evaluar si los contratos hipotecarios son "lícitos". En Ecuador se aprobó el pasado mes de mayo una ley que permite la extinción de las deudas hipotecarias con la devolución del bien entregado.

"Lo peor", ha advertido, "es que por la ambición del capital financiero, por querer hacer caer todo el peso de la crisis sobre los seres humanos, vamos a llegar al peor de los mundos", uno en el que hay "gente sin casa y casas sin gente".

"CHANTAJE" DE LOS MERCADOS FINANCIEROS

El presidente ecuatoriano ha rechazado el argumento de que la modificación de la Ley Hipotecaria podría espantar a los inversores e inquietar a los mercados financieros y, por lo tanto, dificultar la financiación de España.

La idea de que "se asustan los capitales" es un "chantaje", ha asegurado. "¿O es que acaso está funcionando la situación actual? ¿Es que acaso está habiendo mucha financiación a España?", ha planteado. Si "los mercados están nerviosos (...), que se tomen un valium", ha añadido.

En este contexto, Correa ha dicho que su Gobierno ve "con mucha preocupación" la crisis de la deuda en España y Europa y sus consecuencias sobre los ciudadanos.

"Están aceptando ese recetario de la burocracia internacional" que generó "mucho sufrimiento" en Ecuador y América Latina durante la crisis de los años 80 y 90. Por eso "ya no le hacemos el más mínimo caso a esa burocracia internacional", ha explicado.