Ecuador.- El Gobierno critica a los manifestantes indígenas contra el TLC por no tener "apertura al diálogo"

Actualizado 27/03/2006 21:18:00 CET

El ministro de Gobierno dice que algunos gobiernos han ideado "la política del paro": ir contra la ley para satisfacer sus demandas

QUITO, 27 Mar. (EUROPA PRESS) -

El ministro de Gobierno de Ecuador, Felipe Vega, criticó a los grupos indígenas que se manifiestan contra el Tratado de Libre Comercio (TLC) en el país porque, a su juicio, no tuvieron "apertura al diálogo" para negociar sus demandas, entre ellas que el presidente Alfredo Palacio anulase el contrato de la petrolera Occidental, cuando sobre este asunto sólo puede decidir el ministro de Energía, Iván Rodríguez.

Así lo manifestó en una entrevista a la televisión local 'Ecuavisa' recogida por Europa Press el titular de Gobierno ecuatoriano quien, pese a que lleva pocos días como ministro de Gobierno, ya ha articulado una "agenda de gobernabilidad" que podría ejecutarse en 10 meses y contaría con la participación de los candidatos a la Presidencia del país.

Vega cree que algunos gobiernos seccionales han ideado "la política del paro", que consiste en ir contra la ley para satisfacer sus demandas. "No puedo cerrar las llaves de la estaciones petroleras porque quiero mejoras en las carreteras del Oriente", expuso Vega a modo de comparación. Además, acusó al Congreso de no ponerse de acuerdo en temas fundamentales e hizo referencia a los fallidos intentos del Gobierno de convocar a una consulta popular.

Por su parte, el presidente de la Asociación de Productores Ecuatorianos de Frutas y Legumbres (Aprofel), Ernesto Ribadeneira, aclaró que los empresarios sí están abiertos al diálogo con los sectores indígenas.

200.000 EMPLEOS EN PELIGRO

Según él, la producción de flores y brócoli genera unos 80.000 empleos directos y unos 200.000 indirectos en el país. Por eso cree que las protestas y los bloqueos de carreteras afectan a los propios trabajadores indígenas.

Ribadeneira piensa que el gran perdedor del TLC con Estados Unidos será el sector arrocero por la desaparición del Atpdea, el sistema de preferencias arancelarias del que se beneficia Ecuador actualmente.

La única estrategia que él contempla para afrontar esa situación es ser más competitivo y calcula que peligrarían unos 200.000 empleos en ese sector.

Para el diputado Pachakutik Jorge Guamán es necesario comprender el movimiento indígena en su dimensión real. Él es partidario de que exista un plan de gobierno que tome en cuenta la diversidad étnica del país y la interculturalidad.

Recordó que el Estado no ha hecho ningún esfuerzo por difundir los alcances del TLC durante la negociación. Cree que no se puede hablar de que el país pueda competir mientras tiene un 60% de su población económicamente activa sin un empleo formal.

Dijo irónicamente que el actual ministro de Gobierno está ahora "pensando hacer una agenda" y desmintió la aparente intransigencia del movimiento indígena. A su juicio, son más bien los indígenas quienes no quieren "que se impongan las cosas", refiriéndose al TLC.

Por su parte, el activista de Derechos Humanos Alexis Ponce también se mostró partidario del diálogo. Según él, la tarea de los organismos pro Derechos Humanos es vigilar que el Gobierno no cometa "abuso de poder" ni que incurra en "excesos".