Publicado 25/03/2021 01:32CET

Ecuador.- Moreno rechaza acusaciones de delitos de lesa humanidad ya que sus acciones fueron para "defender el país"

Archivo - El presidente de Ecuador, Lenín Moreno.
Archivo - El presidente de Ecuador, Lenín Moreno. - SECRETARÍA DE COMUNICACIÓN DE ECUADOR - Archivo

MADRID, 25 Mar. (EUROPA PRESS) -

El presidente de Ecuador, Lenín Moreno, ha rechazado este miércoles las acusaciones de delitos de lesa humanidad presentadas por la Defensoría del Pueblo, a quien ha acusado de tener una "alineación política, ya que sus acciones durante las protestas de 2019 fueron para "defender el país entero".

Tras la toma de posesión de la nueva comandante general de la Policía Nacional, Tania Varela --la primera mujer en ocupar el cargo--, el mandatario ha insistido en que "si defender una ciudad es un delito de lesa humanidad que nos acusen", para añadir que "con toda claridad tiene una alineación política", en referencia al Defensor del Pueblo, Freddy Carrión.

Además, ha criticado que "una investigación que debió durar 90 días, demoró 500 días, en pleno período electoral, qué casualidad", recoge 'El Universo' las declaraciones emitidas en el programa de Moreno 'De frente con el presidente'.

Moreno ha subrayado también que se trata de un acusación "por haber defendido denodadamente un país entero", durante unos días en los que "fueron secuestradas mujeres policías, manoseadas, roseadas de gasolina", además "periodistas, creyeron que yo estaba en el cuartel La Balbina, en Sangolquí y hordas fueron a buscarme".

Según ha relatado, "intentaron incendiarme a mi", y ahora "en este mundo bizarro, extraño, estrambótico y loco, nosotros somos los culpables", cuando ordenó a las fuerzas del orden que no dispararan "un solo tiro contra las personas que protestaban".

El informe al que ha hecho referencia Moreno precede a la denuncia presentada por la Defensoría ante la Fiscalía, que se basa en la investigación no judicial desarrollada durante más de un año por la Comisión para la Justicia y Verdad (CEVJ), que investigó los hechos ocurridos del 3 al 16 de octubre de 2019.

El Defensor del pueblo pide, además, que no deje salir del país a las autoridades a las que se acusa en el escrito de delitos de lesa humanidad, entre ellos la exministra de Gobierno María Paula Romo, el excomandante de la Policía Nelson Villegas y el ministro de Defensa, Oswaldo Jarrín.

Las protestas comenzaron el 3 de octubre de 2019 después de que el presidente del país, Lenín Moreno, aprobara el fin del subsidio a la gasolina, lo que provocó que transportistas y otros trabajadores cuyos vehículos son sus principales herramientas de trabajo, así como estudiantes y colectivos de indígenas, salieran a las calles para manifestarse en contra de las medidas económicas decretadas por el Gobierno.

Finalmente, terminaron el 13 de octubre, tras el acuerdo del Gobierno de Moreno con los representantes de la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (CONAIE) y en el que se ponía fin a las medidas de austeridad que desencadenaron las protestas.

Contador