Ecuador.- Siete ministros se trasladan a las zonas afectadas por el volcán Tungurahua para evaluar la emergencia

Actualizado 19/07/2006 1:40:10 CET

QUITO, 18 Jul. (EUROPA PRESS) -

Un total de siete ministros del Gobierno del presidente Alfredo Palacio se trasladaron hasta las provincias de Tungurahua y Chimborazo, en el centro de Ecuador, para atender la emergencia originada por la fuerte entrada en erupción del volcán Tungurahua.

Se trata de los ministros de Salud, Guillermo Wagner; de Bienestar Social, Rubén Barberán; de Obras Públicas, Pedro López; de Vivienda, Héctor Vélez; de Defensa, Oswaldo Jarrín; de Turismo, María Isabel Salvador; y de Trabajo, Galo Chiriboga.

Por disposición del presidente Palacio, anoche se reunieron en el cantón Penipe, en provincia de Chimborazo, durante aproximadamente tres horas, los secretarios de Estado y las autoridades locales para evaluar las ayudas y acciones a seguir ante la emergencia.

En la cita participaron también delegados de la Defensa Civil, del Fondo de Inversión Social de Emergencia (FISE) y de la Comandancia General de la Policía Nacional, entre otros, según informaciones de la emisora local 'CRE Radio'.

Además de conocer las necesidades de los cantones de Chimborazo afectados por el volcán Tungurahua, se definieron las prioridades para asistir a la población y se analizó la petición de reasentamiento de las poblaciones damnificadas, particularmente de la parroquia Bilbao.

Se determinó que fueron cuatro los cantones más afectados: Penipe y Guano (Chimborazo) y Pelileo y Baños (Tungurahua). Asimismo, se reconoció que 12.000 hectáreas en Chimborazo y 7.000 en Tungurahua, tuvieron pérdidas particularmente de pasto, maíz, papas, cereales y hortalizas.

Los ministros establecieron también un plan para la entrega de ayuda en raciones alimenticias, medicinas, agua y alimento para el ganado, y el plan de evacuaciones, principalmente en las poblaciones en riesgo como Bilbao, Chacauca, Juive, Cusúa y Pontón.

El presidente Palacio, quien visitó hoy la población de Penipe, en provincia de Chimborazo, una de las zonas desvastadas, confirmó que su Gobierno destinará unos 4 millones de euros a cubrir las necesidades de los cerca de 20.000 damnificados por la erupción del volcán, que comenzó el pasado viernes a despedir gases, lava y material incandescente.