Publicado 24/11/2021 04:22CET

EEUU avisa de que el "frágil progreso" hacia una negociación en Etiopía está "en riesgo" por los movimientos militares

Archivo - 26 March 2021, US, New York: Members of the Ethiopian communities hold flags during a protest against the conflict in the Ethiopia's Tigray region. Photo: Brian Branch Price/ZUMA Wire/dpa
Archivo - 26 March 2021, US, New York: Members of the Ethiopian communities hold flags during a protest against the conflict in the Ethiopia's Tigray region. Photo: Brian Branch Price/ZUMA Wire/dpa - Brian Branch Price/ZUMA Wire/dpa - Archivo

Feltman dice que "existe la base" para que "las conversaciones conduzcan a la desescalada y a un alto el fuego negociado"

MADRID, 24 Nov. (EUROPA PRESS) -

El enviado especial de Estados Unidos para el Cuerno de África, Jeffrey Feltman, ha avisado este martes de que el "frágil progreso" hacia un proceso de negociación del conflicto en Etiopía entre el Gobierno y los rebeldes del Frente Popular para la Liberación de Tigray (TPFL) está "en riesgo" por los movimientos militares de cada una de las partes.

Feltman ha ofrecido este martes una rueda de prensa tras volver de su segundo viaje al país africano en el último par de semanas, una visita en la que ha podido comprobar que se han producido "avances incipientes" en el intento de que el Ejecutivo y los rebeldes "pasen de un enfrentamiento militar a un proceso de negociación".

Sin embargo, ha manifestado su preocupación al respecto de que los intentos de conversaciones de paz sean "superados por los alarmantes acontecimientos sobre el terreno", especialmente las acciones militares que "amenazan la estabilidad y la unidad" de Etiopía.

"Quiero ser claro: existe la base para que las conversaciones conduzcan a la desescalada y a un alto el fuego negociado", ha asegurado el enviado estadounidense, quien ha mantenido contactos tanto con el TPLF como con el Gobierno.

Al respecto, ha añadido que las partes ya no muestran una "negativa a hablar" sobre cómo pasar a un proceso de negociación, sino que hay "una sensación de realismo" y de que "después de un año de horror, podría haber otros enfoques". "Las dos partes están comenzando a pensar si realmente pueden lograr sus objetivos solo en el campo de batalla", ha dicho.

En este contexto, ha explicado que el primer ministro etíope, Abiy Ahmed, le manifestó el domingo que su "máxima prioridad" es "sacar" al TPLF de "las tierras ocupadas en las regiones de Amhara y Afar y devolverlos a Tigray".

Asimismo, ha señalado que por parte de los rebeldes el objetivo es "romper el cerco humanitario" que el Gobierno ha impuesto en Tigray desde julio y que se "levante el asedio" en la región.

El enviado ha aseverado que Washington comparte ambos objetivos, los cuales, ha subrayado, no deben "excluirse mutuamente". "Con voluntad política, se pueden lograr ambos", ha clamado.

No obstante, Feltman ha reconocido que estas posibilidades se ven socavadas por las acciones de cada una de las partes, que intentan "lograr su objetivo mediante la fuerza militar" mientras "parecen creer que están a punto de ganar".

"Después de más de un año de combates y cientos de miles de víctimas y personas desplazadas por los combates, debe quedar claro que no existe una solución militar", ha insistido al respecto.

Así, ha llamado al Gobierno a "eliminar los grilletes que obstaculizan la ayuda humanitaria y detener las acciones militares ofensivas", y al TPLF a "detener su avance hacia Adís Abeba --la capital de Etiopía--". Al mismo tiempo, ha reiterado su petición de poner fin "de inmediato" a los abusos y violaciones de los Derechos Humanos.

En este sentido, tras su reunión con el Ejecutivo, incluido el primer ministro, ha tenido la "sensación" de que "hay seriedad" para "comenzar a eliminar algunas de las restricciones que se han implementado desde junio" en Tigray, pero ha reconocido que no está seguro de que "el Gobierno reconozca cuántos niveles de restricciones se han impuesto desde junio y lo difícil que será revertir todo ello".

Además, ha agregado que en sus conversaciones con los rebeldes, algunos de sus líderes han reconocido "que ingresar a Adís Abeba podría ser catastrófico para ellos y catastrófico para el país, y no quieren ser responsables del colapso de Etiopía".

En este contexto, ha remarcado el apoyo de Estados Unidos a una solución diplomática, de acuerdo con los países vecino de Etiopía, la Unión Africana (UA), Naciones Unidas y la comunidad internacional.

ÚLTIMOS PASOS DEL CONFLICTO

Por su parte, el primer ministro etíope afirmó a última hora del lunes que se uniría al Ejército para defender al país "de los enemigos internos y externos", al tiempo que hizo un llamamiento a los etíopes para que se unan a las Fuerzas Armadas para hacer frente a los avances del TPLF.

El Gobierno etíope decretó a principios de noviembre el estado de emergencia ante estos avance del grupo, que ha logrado hacerse con el control de varias ciudades en la región de Amhara, en una expansión del conflicto desatado hace más de un año en Tigray.

El conflicto en Etiopía comenzó el 4 de noviembre de 2020 cuando Abiy ordenó una ofensiva militar en represalia por el ataque a la base del Ejército en la capital de Tigray, Mekelle, tras meses de tensiones entre el TPLF y el Gobierno central en torno al aplazamiento de las parlamentarias, finalmente celebradas en junio y en las que Abiy logró una victoria aplastante ante los llamamientos al boicot y la falta de votación en varias zonas --entre ellas Tigray-- por la inseguridad.

Contador