Publicado 22/04/2021 06:47CET

EEUU.- Biden se plantea reconocer el genocidio armenio bajo el Imperio Otomano, a pesar de las advertencias turcas

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden
El presidente de Estados Unidos, Joe Biden - AMR ALFIKY / ZUMA PRESS / CONTACTOPHOTO

MADRID, 22 Abr. (EUROPA PRESS) -

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, se plantea declarar la masacre de armenios en 1915 bajo el Imperio Otomano como un genocidio, según han confirmado funcionarios familiarizados con la decisión y recogen medios estadounidenses, a pesar de las advertencias de Turquía.

Biden sería así el primer mandatario de Estados Unidos en 40 años en reconocer como tal estos hechos y su declaración podría alterar su relación con Turquía, aliado de la OTAN, si bien con ella cumpliría una de sus promesas de campaña.

Según ha informado CNN, los funcionarios han afirmado que se espera que Biden haga una declaración oficial el próximo sábado por el Día del Recuerdo del Genocidio Armenio, aunque han avisado de que es posible que cambie de opinión y emita un escrito simplemente reconociendo el suceso sin denominarlo genocidio.

Es probable que esta declaración provoque una reacción de Turquía, sucesor del Imperio Otomano, bajo el cual se llevó a cabo el genocidio.

Al respecto, el ministro turco de Asuntos Exteriores, Mevlut Cavusoglu, dijo esta semana que las palabras de Biden no tendrían ningún efecto legal y sólo perjudicarían la relación entre Estados Unidos y Turquía. "Si Estados Unidos quiere empeorar los lazos, la decisión es suya", advirtió, según recoge la agencia Bloomberg.

Además, el presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, ha arremetido contra otros países que han declarado genocidio las ejecuciones y masacres organizadas de 1915.

Las relaciones turco-estadounidenses ya han sido tensas por la decisión de Turquía de comprar un sistema de defensa aérea a Rusia, que llevó a la Administración de Donald Trump a imponer sanciones sin precedentes contra un miembro de la OTAN.

Si finalmente Biden emite la declaración de genocidio, rompería con la línea marcada por sus predecesores, que utilizaron un lenguaje más moderado, y cumpliría su promesa de campaña de "reconocer el genocidio Armenio y hacer de los Derechos Humanos universales una prioridad absoluta."

El expresidente Barack Obama había hecho una promesa similar en 2008, pero en sus ocho años de mandato sólo emitió declaraciones en las que calificaba los acontecimientos de 1915 de "tragedia", "atrocidad masiva" y "horror". El presidente Ronald Reagan fue el último dirigente estadounidense que se refirió a un genocidio en una proclama de 1981, pero se retractó bajo la presión de Turquía.

El genocidio armenio, cometido entre 1915 y 1918, ha sido reconocido desde 1965 por varias decenas de países y 43 estados de Estados Unidos. También ha sido reconocido por el Vaticano, el Parlamento Europeo, el Consejo Mundial de Iglesias y otras instituciones.

Turquía no niega que las masacres de civiles armenios ocurrieran, pero no admite que se tratase de un genocidio, y sostiene que las muertes no fueron resultado de un plan de exterminio masivo dispuesto por el Estado otomano.

Sin embargo, la masacre de 1,5 millones de armenios durante este periodo es reconocida como el primer genocidio sistemático de la Edad Moderna y es el segundo caso más estudiado, por detrás del Holocausto judío.

Contador