Actualizado 03/01/2006 22:44:00 +00:00 CET

EEUU/Bolivia.- EEUU asegura que la relación con Bolivia dependerá del grado de "intersección de los intereses" de ambos

WASHINGTON, 3 Ene. (EP/AP) -

Las relaciones entre Estados Unidos y Bolivia dependerán del grado de "intersección de los intereses" de los dos países, declaró hoy el Departamento de Estado llamando por primera vez "presidente Morales" al dirigente cocalero Evo Morales, que asumirá la presidencia boliviana el próximo 22 de enero.

Hasta ahora tanto el Departamento de Estado como la Casa Blanca habían omitido pronunciar el nombre de Morales expresando solamente su felicitación "al pueblo boliviano" por las elecciones pacíficas, celebradas el pasado 18 de diciembre en el país iberoamericano.

Sean McCormack, portavoz del Departamento de Estado, afirmó que Estados Unidos continuará desarrollando en América Latina su política de "promoción de buen gobierno, transparencia, lucha contra la corrupción y promoción del libre comercio", temas a los que consideró como complementarios para la prosperidad regional.

"Estamos ciertamente deseosos de trabajar con el gobierno boliviano así como otros gobiernos del hemisferio en esa agenda", sostuvo en declaraciones a la prensa. "En particular, hemos tenido en el pasado una buena cooperación con el gobierno boliviano en la campaña antinarcóticos", añadió McCormack.

VISITA A CASTRO Y CHÁVEZ

McCormack formuló sus comentarios ante una pregunta sobre si preocupaba a Estados Unidos que Morales haya visitado al presidente cubano Fidel Castro la semana pasada y sea ahora huésped del presidente venezolano Hugo Chávez, uno de los más duros críticos de Estados Unidos.

"La amplitud y profundidad de cualquier relación de Estados Unidos con cualquier país dependerá de la intersección de los intereses (recíprocos)", señaló. "Podemos trabajar --agregó-- con una variedad de países sobre diferentes temas. Pero, la amplitud y profundidad de esa cooperación y la cercanía de cualquier relación dependerá de coincidencias en la agenda".

Asimismo, McCormack reiteró que el gobierno de EEUU estaba dispuesto a trabajar con "gobierno democráticamente electos en el hemisferio", pero hizo referencia inmediata a las preocupaciones de Washington de que algunos gobernantes con ese origen no estaban gobernando "de una manera democrática".

"Invitamos a todos los gobiernos que les alcance esa descripción a unirse en una agenda positiva para el hemisferio", dijo McCormack. "Y ello implica incremento de las libertades, apoyo a las democracias frágiles, apoyo para el buen gobierno, apoyo a la expansión del libre comercio, eliminación de barreras al comercio", concluyó.