Actualizado 01/04/2007 00:32 CET

EEUU/Brasil.- Bush y Lula se reúnen en Camp David con la vista puesta en el etanol y la ronda de Doha

WASHINGTON, 31 Mar. (EP/AP) -

El presidente brasileño Luis Inacio Lula da Silva llegó hoy a Camp David para entrevistarse con el presidente estadounidense, George W. Bush, con el que tratará el modo de adelantar los planes conjuntos para la producción de biocombustibles y reactivación del comercio global.

Los temas son los mismos que ambos abordaron hace tres semanas en Sao Paulo, cuando Bush iniciaba una gira por cinco países de Latinoamérica y, como entonces, no se esperan grandes anuncios en su encuentro, esta vez en la residencia de descanso de los presidentes estadounidenses.

Lula llegó con 15 minutos antes de la hora prevista, las 14:30 (18:30 hora peninsular española), en un helicóptero que lo transportó desde Washington, a donde había llegado el viernes por la noche.

Los dos presidentes, que vestían trajes formales aunque sin corbata, se presentarán a las 16:00 (22:00 hora peninsular española) en una conferencia de prensa conjunta para informar sobre los resultados de su conversación; luego cenarán juntos y por la noche Lula partirá de regreso a Brasilia.

Bush y su esposa Laura pasaron ante una formación de Marines para recibir a Lula con un abrazo en la portezuela del helicóptero. El brasileño saludó luego a la primera dama estadounidense estrechándole la mano, y, tras dos palmaditas en la espalda de parte de Bush, Lula y sus dos anfitriones pasaron otra vez por la formación militar.

Al llegar hasta un carrito de golf, Laura Bush le indicó a Lula que su lugar estaba al lado del presidente estadounidense y éste, teniendo como pasajero al brasileño, se alejó del lugar hasta la residencia presidencial donde empezarían la entrevista.

El comercio y el etanol figuran en lo más alto de la agenda. Brasil y Estados Unidos producen el 70 por ciento de los biocombustibles del mundo, y Bush cree que Lula es un personaje clave para desbloquear la ronda Doha de negociaciones de la Organización Mundial del Comercio (OMC).

Dan Fisk, asesor de seguridad nacional en asuntos del Hemisferio Occidental, adelantó que no se esperaba una negociación de parte de Bush y Lula en el tema de Doha, que se estancó el año pasado ante la resistencia de los países ricos a eliminar sus subvenciones agrícolas.

"Va a requerirse más que de Estados Unidos y Brasil (para reactivar Doha)", dijo Fisk. "Lo que desean los dos presidentes es ver qué necesitamos hacer para avanzar".

Es posible que en la rueda de prensa Lula tenga que responder a preguntas sobre la huelga de controladores de tráfico aéreo en Brasil, que ha creado un gigantesco caos en los 67 aeropuertos del país con la suspensión de todos los vuelos.

Los trabajadores dieron por terminada su huelga hoy, tras conseguir del Gobierno brasileño el compromiso de cumplir sus demandas, que incluyen un bono y la revisión del sistema de promoción. Lula tomó la decisión de negociar en vez de adoptar una acción legal, dijo su portavoz de prensa.

El diálogo de ambos sobre etanol sigue al memorándum de entendimiento que firmaron en Sao Paulo el 9 de marzo. Fisk dijo que de este encuentro se esperaba una primera lista de países beneficiarios de programas piloto en Centroamérica y el Caribe.

Lula había adelantado el viernes en un artículo que la producción de combustibles alternativos no avanzaría en la medida de lo esperado si Estados Unidos no elimina el arancel de 53 centavos por galón del etanol de Brasil. Estados Unidos subsidia además con 50 centavos por galón a los productores nacionales.

La ley que señala ambas acciones expirará en 2009 y Fisk ha dicho que entretanto no había mucho que hacer.