Publicado 19/11/2021 04:49CET

EEUU, Canadá y México acuerdan esfuerzos frente a la pandemia, la crisis de la cadena de suministros y tráfico de armas

El presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador; el mandatario estadounidense, Joe Biden, y el primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, en sus primeras fotografías juntos, en el marco de la a IX Cumbre de Norteamérica
El presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador; el mandatario estadounidense, Joe Biden, y el primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, en sus primeras fotografías juntos, en el marco de la a IX Cumbre de Norteamérica - ALEX WONG / GETTY IMAGES

Anuncian que donarán vacunas a América Latina y el Caribe

México acogerá la próxima Cumbre de Norteamérica en 2022

MADRID, 19 Nov. (EUROPA PRESS) -

Estados Unidos, Canadá y México han acordado en la IX Cumbre de Norteamérica destinar sus esfuerzos a la recuperación económica tras la pandemia de la COVID-19, abordar la crisis de las cadenas de suministro, el tráfico de armas o la migración, todo ello para "reconstruir" una región "segura y próspera".

Al concluir la cumbre, el presidente de Estados Unidos, Joe Biden; el primer ministro canadiense, Justin Trudeau, y el mandatario mexicano, Andrés Manuel López Obrador, han emitido una declaración conjunta apuntando a los acuerdos de la jornada desarrollada en Washington y que ha supuesto distintos encuentros entre los líderes.

La cumbre ha reafirmado la "fortaleza" de la relación entre los países y ha trazado "un nuevo camino" para su colaboración en un momento de "retos globales increíblemente complejos", ante el los mandatarios han abogado por hacer de América del Norte la región "más competitiva y dinámica del mundo"

"Nuestra máxima prioridad hoy es poner fin a la pandemia e impulsar una recuperación económica equitativa e inclusiva", han aseverado los líderes, que, en este contexto, buscarán formas de reforzar las cadenas de suministro médico, mejorar la distribución mundial de vacunas, apoyar la seguridad sanitaria mundial, invertir en personal sanitario y combatir los medicamentos falsificados.

También, trabajarán juntos para el reconocimiento de las vacunas COVID-19 "seguras y eficaces" y donarán dosis que "ayudarán a satisfacer las necesidades de vacunas no cubiertas de la región de América Latina y el Caribe", han anunciado.

Biden, Trudeau y López Obrador han destacado también que su trabajo en este contexto se encaminará hacia otras "amenazas sanitarias mundiales", como la crisis de los opioides o la "epidemia de salud pública de violencia con armas de fuego".

Esta problemática, han achacado, se debe, en parte, al "desvío de armas de fuego a los mercados ilegales", como por ejemplo cuando "cientos de miles" de armas cruzan a México anualmente, "dando poder a las organizaciones criminales transnacionales y generando daños irreversibles a la sociedad".

Para abordar estas cuestiones y proteger a la población de los daños que surgen del entorno global de las drogas ilegales y del tráfico de armas de fuego al que se enfrenta Norteamérica, han abogado por tomar un "enfoque global y coordinado".

"Nos comprometemos a seguir abordando estas cuestiones a través de foros como el Diálogo sobre las Drogas en América del Norte en 2022 y más adelante", han avanzado en su declaración conjunta.

CADENAS DE SUMINISTRO

Los líderes han abordado también la necesidad de la región de unas cadenas de suministro "resistentes, sostenibles, diversas y seguras" y han alertado de lo que las "amenazas globales pueden afectar a la capacidad de fabricación crítica y a la disponibilidad e integridad de bienes, productos y servicios críticos"

Por ello, han marcado un objetivo compartido de hacer que las cadenas de suministro sean "más fiables" mientras se busca "acercarlas a casa". "Estamos adoptando medidas concretas para apoyar a las pymes y alinear las definiciones de las industrias esenciales para minimizar las interrupciones y reducir la vulnerabilidad a las mercancías falsificadas y pirateadas que amenazan nuestras cadenas de suministro integradas", han trasladado al respecto.

En esta línea, han apostado por unas "buenas prácticas reguladoras, una sólida protección de los derechos laborales, un ecosistema cibernético seguro y fiable, la previsibilidad de las relaciones comerciales, unas infraestructuras críticas sólidas, unas normas medioambientales elevadas y un diálogo continuo con las diversas partes" para mantener unas economías "competitivas". En este punto, han concretado medidas para ayudar a prosperar a entidades "dirigidas por miembros de poblaciones históricamente marginadas".

En todo esto, se reflejará el compromiso frente al cambio climático que "pone cada vez más en peligro" la prosperidad de la región", han asegurado. "Nos comprometemos a aumentar la ambición climática de la región", han añadido, expresando compromisos para mejorar en la materia.

Como uno de los puntos más importantes de la cumbre, por su impacto en la región, han subrayado su compromiso para tratar los "complejos factores que provocan un extraordinario aumento de la migración irregular en todo el hemisferio".

"Esto requiere una respuesta regional coordinada, así como una respuesta global de recursos, con respeto a la ley, arraigada en la solidaridad con los migrantes y entre los Estados, dando prioridad a la migración ordenada, segura y regular", han insistido.

"Nuestra visión es fortalecer y ampliar el acceso a la protección de los refugiados, solicitantes de asilo y migrantes vulnerables en toda la región. (...) También nos comprometemos a reforzar las oportunidades de vías legales para que los migrantes entren en nuestros respectivos países, ya sea para trabajos estacionales y temporales, para la reunificación familiar o para la protección humanitaria, incluso mediante el reasentamiento", han dicho.

Por otra parte, los mandatarios se han mostrado también firmes n sus compromisos por "la justicia racial, la equidad y la inclusión para lo que reforzarán su cooperación en "un plan trilateral para la equidad e inclusión racial". En este sentido, trabajarán también por las comunidades indígenas y el colectivo LGBTQI+.

Biden, Trudeau y López Obrador han concluido su declaración destacando sus compromisos con los derechos Humanos y su decisión para "reforzar la democracia", con énfasis en abordar la "impunidad, desigualdad y la lucha contra la corrupción".

Así las cosas, esperan participar en la Cumbre para la Democracia y en la Cumbre de las Américas como "oportunidades importantes" para reunirse como región y reafirmar valores, así como para comprometerse contra la pobreza.

"Juntos, como América del Norte, nos mantenemos fuertes y buscamos reconstruir mejor nuestras comunidades, nuestras infraestructuras y nuestro futuro compartido como socios integrados. Continuaremos nuestro diálogo al más alto nivel el próximo año en México para la Cumbre de Norteamérica 2022", han concluido.

La cumbre celebrada este jueves en Washington ha acogido encuentros por separado entre los mandatarios, para concluir con una reunión trilateral en la que se han abordado las cuestiones mencionadas.

La cita, conocida como cumbre de los "Tres Amigos', no se llevaba a cabo desde 2016, cuando el expresidente estadounidense Donald Trump decidió de manera unilateral suspender estas reuniones bajo argumentos proteccionistas contra el libre comercio.

Contador