Actualizado 12/02/2015 10:42 CET

El Congreso de EEUU aprueba la construcción del oleoducto Keystone

Keystone
Foto: REUTERS

WASHINGTON, 12 Feb. (Notimérica) -

   La Cámara de Representantes del Congreso de Estados Unidos ha aprobado este miércoles el proyecto de ley que autoriza la construcción del oleoducto Keystone XL, por 270 votos a favor y 152 en contra, y envía la versión definitiva al presidente estadounidense, Barack Obama, que tiene un plazo de diez días para emitir un veto, tal y como avanzó la Casa Blanca que haría.

   El proyecto de ley, que había sido aprobada previamente por el Senado, contempla la construcción del oleoducto, que transportaría hasta 830.000 barriles de petróleo por día, principalmente desde las arenas petroleras de Canadá hacia Nebraska, camino a las refinerías de la costa del Golfo de México, tal y como apunta la cadena estadounidense CNN.

Relacionadas

   Un total de 29 demócratas se unieron a los republicanos este miércoles para votar por la construcción del oleoducto, sin embargo, ni la Cámara ni el Senado aprobaron la propuesta por un margen lo suficientemente amplio como para anular un veto presidencial. Se espera que Obama vote en contra del proyecto de ley, como ya ha indicado en varias ocasiones.

   El presidente de la Cámara de Representantes, el republicano John Boehner, se burló del previsible veto de Obama al proyecto de ley, diciendo que el presidente está apoyando a "un grupo de extremistas de izquierda y anarquistas marginales".

   Los republicanos del Congreso dicen que el proyecto Keystone creará nuevos puestos de trabajo y aseguran que la opinión pública está de su lado. Por el contrario, el oleoducto ha sido criticado por los ecologistas, que lo consideran como un emblema de la dependencia de combustibles fósiles y de los intereses del sector energético.

   Obama ha dicho que no podría respaldar un proyecto que agrava significativamente el cambio climático y el tema podría convertirse en uno de los más controvertidos de su segundo mandato, después de que los republicanos se hiciesen con la mayoría en ambas cámaras del Congreso.