Actualizado 28/12/2015 13:17:05 +00:00 CET

Cuatro de cada diez estadounidenses creen que su país está perdiendo la guerra contra el terrorismo

WASHINGTON, 28 Dic. (EUROPA PRESS) -

   Cuatro de cada diez estadounidenses creen que el país está perdiendo la guerra contra el terrorismo, un nivel sin precedentes desde los atentados del 11-S y que pone sobre la mesa la preocupación de la ciudadanía tras la última ola de ataques del grupo Estado Islámico.

   Una encuesta difundida este lunes por la cadena de televisión CNN cifra en el 40 por ciento la proporción de ciudadanos que creen que el terrorismo está ganando la partida, 17 puntos más del anterior récord marcado en agosto de 2005.

   Según el sondeo, elaborado a partir de 927 entrevistas, otro 40 por ciento de la población cree que ninguna de las partes tiene ventaja, mientras que un 80 por ciento pone por delante a Estados Unidos y los países aliados --diez puntos por debajo del anterior mínimo, en enero de 2007--.

   Asimismo, casi tres cuartas partes de los estadounidenses recriminan al Gobierno de Barack Obama su actual política antiterrorista. El malestar ha cundido también entre los simpatizantes del Partido Demócrata, donde ya hay un 59 por ciento descontento.

   El pesimismo y la crítica no es incompatible, sin embargo, con una aparente confianza en la capacidad de las autoridades, ya que la mayoría de las personas entrevistadas creen que el Gobierno puede lograr impedir grandes atentados si realmente se esfuerza. Sólo un 45 por ciento opinan que los terroristas encontrarán siempre alguna vía.

   En cuanto a la visión que los norteamericanos tienen del presidente, Barack Obama, un 52 por ciento desaprueba su gestión en términos generales y un 60 por ciento en relación a su política antiterrorista. El porcentaje sube --hasta el 64 por ciento-- si se pregunta específicamente por la lucha contra Estado Islámico.

   Un 59 por ciento de los ciudadanos respalda el envío de tropas terrestres a Siria e Irak, algo que Obama ha descartado en reiteradas ocasiones. Sin embargo, algunos de los precandidatos en las primarias republicanas sí apoyan esta opción.