Actualizado 26/03/2010 01:56 CET

EEUU/Cuba.- Un congresista pide a Cuba que libere al contratista estadounidense para liberalizar los viajes a la isla

CANCÚN (MÉXICO), 26 Mar. (Reuters/EP) -

El senador demócrata estadounidense Byron Dorgan pidió este jueves a Cuba que ponga en libertad a un contratista norteamericano detenido el pasado diciembre para así facilitar la aprobación en el Congreso de Estados Unidos de un proyecto de ley que busca eliminar trabas para que ciudadanos estadounidenses puedan viajar a la isla.

El contratista, Allan Gross, fue arrestado en La Habana en diciembre de 2009 acusado de trabajar para los servicios de inteligencia estadounidenses. Su familia, sin embargo, sostiene que el motivo de su estancia en Cuba era ayudar a grupos de judíos residentes en la isla a conectarse a Internet.

El congresista Dorgan, uno de los principales impulsores de un proyecto de ley que busca permitir que los estadounidenses viajen libremente a Cuba, intervino este jueves a través de videoconferencia en una reunión realizada en el balneario mexicano de Cancún entre el ministro de Turismo de Cuba, Manuel Marrero, y operadores turísticos de Estados Unidos.

Dorgan pidió a Cuba "liberar al empresario Allan Gross como medida de buena voluntad, ya que sería una oportunidad para que el Senado norteamericano pueda someter a votación la propuesta legislativa de abrir los viajes de turistas de ese país a la isla".

El ministro de Turismo cubano no quiso comentar directamente la propuesta del congresista, si bien afirmó que "para Cuba será un triunfo si Estados Unidos levanta las restricciones para los viajeros de su país".

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, prometió el año pasado "relanzar" las relaciones con Cuba y dio tímidos pasos, como liberar los viajes de los cubano estadounidenses y el envío de remesas. Pero autorizar los viajes de los estadounidenses está en manos del Congreso, donde fueron introducidos el año pasado dos proyectos de ley para eliminar la prohibición.

Sin embargo, la tensión tras el arresto de Gross y la muerte en febrero del disidente político cubano Orlando Zapata tras una huelga de hambre parecen haberle restado fuerza a las propuestas estadounidenses.

El turismo es una de las principales fuentes de ingreso de divisas de Cuba, que recibe anualmente 2,4 millones de visitantes de países de todo el mundo, pero no de estadounidenses, que tienen prohibidos los viajes al país caribeño.

Según cálculos de empresas turísticas con intereses en Cuba, si la prohibición de viajes fuera levantada al menos 850.000 turistas estadounidenses podrían viajar anualmente a la isla. Un levantamiento de las restricciones representaría además un paso importante hacia el fin del embargo comercial estadounidense de 48 años contra Cuba.