Actualizado 24/08/2006 05:32 CET

EEUU/Cuba.- El FBI intentó reclutar a un profesor universitario considerado como un espía cubano

MIAMI, 24 Ago. (EP/AP) -

El FBI esperaba reclutar a un profesor universitario sospechoso de ser un agente cubano con el fin de que se convirtiera en espía de Estados Unidos contra La Habana, pero nunca hizo promesas concretas de otorgarle inmunidad penal si cooperaba o se negaba, testificó el miércoles un agente del organismo policial.

Albert Alonso, el principal agente del FBI en el caso del profesor de psicología Carlos Alvarez, de la Universidad Internacional de la Florida, dijo que la agencia se convenció, en base a llamadas telefónicas intervenidas, que Alvarez, presuntamente un espía cubano desde 1977, en junio del 2005 estaba listo para trabajar "en tareas de inteligencia" para Estados Unidos y en contra de Cuba.

"Le estábamos dando una oportunidad de cooperar con el gobierno estadounidense de la misma forma en que lo había hecho con el de Cuba", dijo Alonso. "Estaba en una posición de brindar un gran apoyo al Gobierno de Estados Unidos".

Pero Alonso insistió en que durante tres días de entrevistas nunca le dijo a Alvarez que no sería enjuiciado si rechazaba o aceptaba la orden para convertirse en un agente estadounidense de contraespionaje. Dio su testimonio durante una audiencia sobre una petición de Alvarez para que se desechara como evidencia su presunta confesión de ser un espía cubano porque, argumenta, el FBI le hizo una promesa de que tendría inmunidad.

"Como agente del FBI, uno no puede hacer eso. Uno simplemente no puede prometer. No somos abogados", señaló Alonso.

Alvarez, de 61 años, y su esposa Elsa de 56, están acusados de no haberse registrado como agentes cubanos ante el gobierno estadounidense. Los fiscales dicen que ambos espiaron para el gobierno del presidente Fidel Castro durante décadas, reportando principalmente las actividades de grupos de exiliados cubano-estadounidenses en Miami y asuntos políticos de Estados Unidos. Ambos se han declarado inocentes.

Durante entrevistas con agentes del FBI el 22 y 23 de junio, y de nuevo el 1 de julio del 2005, Alvarez presuntamente confesó sus décadas de trabajo para el gobierno de Cuba, según transcripciones de videocintas de la agencia policial y dispositivos de escucha ocultos en su casa.

Pero Carlos Alvarez rechazó la oferta del FBI para convertirse en agente estadounidense de contraespionaje, testificó Alonso. En una transcripción de una de las entrevistas él señala estar "dispuesto a entrar en contacto" con sus jefes cubanos, "pero ya no quiero ir a Cuba ni trabajar para la inteligencia aquí (en Estados Unidos)".