Publicado 17/07/2020 20:53CET

EEUU, dispuesto a retirar el embargo de armas y las sanciones a Sudán del Sur si se reducen la violencia y la corrupción

Sudán del Sur.- EEUU, dispuesto a retirar el embargo de armas y las sanciones si
Sudán del Sur.- EEUU, dispuesto a retirar el embargo de armas y las sanciones si - PRESIDENCIA DE SUDÁN DEL SUR - Archivo

MADRID, 17 Jul. (EUROPA PRESS) -

El Gobierno de Estados Unidos ha expresado su disposición a considerar la retirada del embargo de armas y las sanciones decretadas contra Sudán del Sur si se dan unas condiciones como la "reducción del nivel de violencia y de corrupción" en el país africano.

El Consejo de Seguridad de Naciones Unidas renovó en mayo el embargo de armas por el periodo de un año, mientras que Estados Unidos ha aplicado diversas sanciones contra altos cargos por su papel en el conflicto y en casos de corrupción.

En este sentido, el embajador estadounidense en Yuba, Thomas Hushek, ha resaltado que la citada resolución del Consejo de Seguridad incluye "un nuevo lenguaje" que habla de "establecer hitos y construir una paz que lleve eventualmente a la retirada del embargo de armas".

"Hay un plan que será desarrollado sobre cómo retirar ese estado particular de las sanciones", ha indicado Hushek, quien abandonará próximamente el cargo, en unas declaraciones concedidas a la cadena de televisión británica BBC.

"Hemos ofrecido un plan para retirar las sanciones que implica dar pasos (por parte del Gobierno de unidad) para unas reformas de transparencia financiera", ha dicho. "Discutiremos ese plan con miembros del Gobierno", ha zanjado.

Sudán del Sur cuenta desde el pasado 22 de febrero con un Gobierno de unidad resultado del acuerdo de paz entre el Gobierno de Kiir, con buena parte de los grupos rebeldes, entre ellos el liderado por el principal líder rebelde y ahora vicepresidente primero del país, Riek Machar.

A pesar de que la violencia política ha descendido en los últimos meses, se ha visto reemplazada por una explosión de violencia intercomunitaria relacionada en parte con la inseguridad alimentaria tanto en el estado de Jonglei como en la región del Gran Pibor.

Estos conflictos, asociados tradicionalmente al pastoreo, han degenerado en los últimos años a combates militares en firme por culpa de la adquisición de armamento de contrabando. Jonglei fue escenario en mayo de unos combates que se saldaron con la muerte de cerca de 250 personas.