EEUU-Dos ex senadores que participaron en las investigaciones del 11-S dicen que Riad habría jugado algún papel en ellos

Actualizado 02/03/2012 18:39:47 CET

WASHINGTON, 2 Mar. (EUROPA PRESS) -

Los ex senadores estadounidenses Bob Graham y Bob Kerrey, que encabezaron las investigaciones sobre los ataques del 11 de septiembre de 2001 contra el World Trade Centre y que tuvieron acceso a información clasificada durante el transcurso del proceso, han afirmado este jueves que el Gobierno de Arabia Saudí, uno de los principales de Estados Unidos, habría jugado un papel en dichos ataques.

"Estoy convencido de que hubo una línea directa entre al menos algunos de los terroristas que llevaron a cabo los ataques del 11 de septiembre y el Gobierno de Arabia Saudí", ha dicho Graham, ex senador demócrata por el estado de Florida, en una declaración jurada presentada contra el Ejecutivo saudí presentada por familiares de víctimas de los atentados. Graham estuvo a la cabeza de una investigación del Congreso sobre los ataques en 2002.

Por su parte, Kerrey, un ex senador demócrata de Nebraska que participó en esa misma comisión, ha indicado que "quedan preguntas significativas sin responder" sobre el papel de las instituciones saudíes, según ha informado la cadena de televisión estadounidense ABC.

"Las pruebas relacionadas con la plausible participación de presuntos agentes del Gobierno saudí en los ataques del 11 de septiembre nunca han sido investigadas en profundidad", ha manifestado.

Varios familiares de víctimas de los ataques han emitido un comunicado alabando a Graham y Kerrey por sus declaraciones juradas, que han sido presentadas ante un tribunal federal de Nueva York para intentar abrir una nueva investigación sobre las acusaciones dirigidas contra el Ejecutivo saudí.

Kerrey ha agregado que es "incorrecto" por parte de las autoridades saudíes afirmar que la Comisión del 11-S "les ha exonerado". "La Comisión no tuvo el tiempo, la oportunidad ni los recursos para investigar todas las pruebas potencialmente evidentes sobre esa importante cuestión, y el público estadounidense merece una investigación más exhaustiva sobre el mismo", ha matizado.

El Gobierno saudí ha desmentido en reiteradas ocasiones que tuviera papel alguno en los ataques. Sin embargo, 15 de los 19 secuestradores que participaron en los mismos eran de nacionalidad saudí, según los resultados de las investigaciones.

Graham ha destacado que algunas de las preguntas que quedaron sin responder incluyen el posible apoyo financiero a la organización terrorista Al Qaeda por parte de organizaciones saudíes y el papel de un residente saudí en California que estuvo en contacto con los secuestradores de los aviones y varios funcionarios del país árabe.

"Había una línea directa entre al menos algunos de los terroristas que llevaron a cabo los ataques y el Ejecutivo de Arabia Saudí. Uno de los agentes del Gobierno saudí que vivía en Estados Unidos, Omar al Bayoumi, dio asistencia directa a los secuestradores Nawaf al Hazmi y Jalid al Mihdhar", ha argumentado.

La justicia estadounidense llevó a cabo una investigación similar en 2008 que concluyó con la negación de la participación saudí en los ataques. Washington también ha indicado en varias ocasiones que Riad no estuvo implicado en los mismos y ha acusado a Al Qaeda --fundada por Usama bin Laden, un ciudadano saudí hijo de un empresario con importantes lazos con la familia real del país e importantes empresas estadounidenses-- de llevar a cabo los ataques.