Publicado 16/04/2021 05:07CET

EEUU.- EEUU condena ataques de los huthis mientras "la comunidad internacional trata de poner fin a la guerra en Yemen"

Archivo - Huthis y seguidores del grupo en una manifestación en la capital de Yemen, Saná
Archivo - Huthis y seguidores del grupo en una manifestación en la capital de Yemen, Saná - Hani Al-Ansi/dpa - Archivo

MADRID, 16 Abr. (EUROPA PRESS) -

Estados Unidos ha condenado "enérgicamente" este jueves los ataques de los huthis contra Arabia Saudí, incluido el más reciente que "amenazó la estructura civil" en la ciudad de Jizán, y ha criticado que mientras "la comunidad internacional se compromete a poner fin al conflicto en Yemen", los huthis siguen atacando.

El Departamento de Estado ha denunciado que "estas acciones de los huthis perpetúan el conflicto en Yemen, que ahora entra en su séptimo año", para volver a reiterar el llamamiento a un alto el fuego de todas las partes.

Este acuerdo debe ser "integral a nivel nacional", mientras que las partes también deberían "participar en negociaciones hacia un acuerdo político inclusivo bajo los auspicios de la ONU".

En cambio, mientras el enviado especial de Washington, Tim Lenderking, y el enviado especial de la ONU, Martin Griffiths, "trabajan codo a codo para promover los esfuerzos de paz liderados por la ONU, las acciones de los huthis están prolongando el sufrimiento del pueblo yemení y poniendo en peligro estos esfuerzos en un momento en el que existe un compromiso de la comunidad internacional para poner fin al conflicto ahora".

UNIDAD DIPLOMÁTICA

Por su parte, Griffiths ha destacado este jueves ante el Consejo de Seguridad la importancia de la unidad diplomática como clave para ayudar a poner fin a la guerra de Yemen, mientras que también se ha sumado al llamado de un alto el fuego acordado por todas las partes.

Para el enviado especial de Naciones Unidas, "el alto el fuego a nivel nacional significa que las armas se callarán; y las carreteras bloqueadas durante mucho tiempo por las líneas del frente se abrirán progresivamente, para el paso de mercancías humanitarias y, posteriormente, para "la libre circulación de personas; para que esos niños vayan a sus escuelas sin obstáculos y para que los trabajadores regresen a su lugar de trabajo a través de las líneas que lo han impedido".

No obstante, y pese a los esfuerzos internacionales, ha reseñado que la situación en Marib muestra "signos peligrosos de escalada", mientras que en Taiz, los combates y las tensiones continúan aumentando.

"De las promesas que se hicieron, aproximadamente la mitad se han pagado", ha lamentado Griffiths, en referencia a las donaciones para ayuda humanitaria al conflicto, que amenaza a millones.

La guerra en Yemen enfrenta al Gobierno reconocido internacionalmente, encabezado por Abdo Rabbu Mansur Hadi y apoyado por una coalición internacional liderada por Arabia Saudí, y a los huthis, respaldados por Irán.

Los rebeldes controlan la capital, Saná, y otras zonas del norte y el oeste del país. El conflicto ha sufrido un recrudecimiento en varios frentes durante los últimos meses, pese a los esfuerzos internacionales de mediación, en una guerra que ha provocado la que es la mayor crisis humanitaria mundial.