EEUU.- El gobernador de California culpa al Congreso de "no avanzar" en las reformas sobre inmigración

Actualizado 15/07/2006 16:10:00 CET

CALIFORNIA, 15 Jul. (EP/AP) -

El gobernador de California, Arnold Schwarzenegger, criticó al Congreso de Estados Unidos por "no avanzar" en las reformas sobre inmigración y dijo que los legisladores deben "dejar de lado" su lucha política sobre el tema en un año electoral.

En vez de esas disputas, según Schwarzenegger, los legisladores deben trabajar en un plan que refuerce la frontera y permita que los trabajadores temporales entren a Estados Unidos legalmente.

El gobernador republicano mostró una creciente impaciencia con Washington e incluso con su propio partido. Señaló que los cruces ilegales y el tráfico de drogas a través de la frontera, continuarán mientras la Cámara de Representantes y el Senado sigan estancados en las discusiones.

Criticó a los legisladores también por sostener audiencias sobre el tema en varias ciudades del país. "No recorran el país ahora (...) para sostener todas estas audiencias. Durante los últimos 20 años, ustedes han tenido tiempo de sostener las audiencias", señaló Schwarzenegger este viernes, en declaraciones a miembros de la Asociación de Editores de Periódicos de California. El Congreso necesita "hacer el trabajo y ser responsable", señaló.

Schwarzenegger ha culpado durante algún tiempo al Gobierno federal por la poca seguridad existente en la frontera con México y ha elogiado los esfuerzos de los patrullajes fronterizos realizados por civiles tras el llamamiento del Proyecto Minutemen para cubrir esas deficiencias.

California tiene más inmigrantes ilegales que ningún otro estado norteamericano, unos 2,4 millones. El 1 de junio pasado, Schwarzenegger accedió a enviar a la Guardia Nacional de California a la frontera con México para ayudar en los esfuerzos del Gobierno federal para frenar la inmigración ilegal.

Sin embargo, ha advertido que hace falta una solución amplia que incluya un programa de trabajadores temporales junto con una vigilancia más estricta de la seguridad fronteriza.