Actualizado 05/06/2013 13:10 CET

EEUU.- Grupos conservadores dicen que revisiones tributarias violaron derechos

WASHINGTON, 5 Jun. (Reuters/EP) -

El Tea Party y otros grupos conservadores acusaron este martes al Servicio de Impuestos Internos (IRS) de Estados Unidos de obstaculizar sus derechos, contando a legisladores que debieron lidiar con un montón de burocracia y preguntas indiscretas cuando pidieron exenciones tributarias.

"Esto no fue un accidente. Esto es un acto deliberado de intimidación con el propósito de desincentivar un punto de vista", dijo entre lágrimas Becky Gerritson, presidenta de un grupo del Tea Party en Wetumpka (Alabama), a un comité de la Cámara de Representantes durante la quinta audiencia por el escándalo del IRS desde el 17 de mayo.

Gerritson, una de los varios representantes de grupos conservadores a quienes se les pidió narrar sus experiencias a los legisladores, describió cómo ella y su marido buscaron asesoría legal cuando debieron hacer frente a cuestionarios sobre los donantes de su grupo, conversaciones con legisladores y sus actividades de educación de votantes.

"No estoy interesada en anotar puntos políticos. Quiero proteger y preservar los Estados Unidos donde crecí", dijo Gerritson. Su testimonio, junto a los de varios otros grupos hostigados por agentes del IRS, mostró un lado más personal del escándalo, que se ha visto mayormente marcado por tensas audiencias en las que la renuencia de funcionarios y ex funcionarios de la agencia a asumir culpas ha frustrado a los legisladores.

Todavía hay muchas preguntas sobre cómo y por qué agentes del IRS en Cincinnati (Ohio) comenzaron a hostigar a grupos conservadores, y si lo hicieron por órdenes de alguien en Washington, como algunos republicanos han sugerido.

En sus apariciones el martes ante la comisión legislativa, los líderes de grupos conservadores describieron la relación con la agencia tributaria estadounidense como una pesadilla burocrática repleta de demoras interminables que, según dijeron, parecían estar motivadas por un desagrado con las posturas del grupo.

La presidenta de Coalition for Life of Iowa, Sue Martinek, contó cómo un empleado del IRS solicitó que su grupo, que se opone al derecho al aborto, acordara por escrito no molestar a Planned Parenthood, que tiene una postura opuesta.

"No hicimos nada mal. No indicamos que haríamos nada más que asambleas pacíficas y mostrar mensajes como 'Detengan los abortos' y 'Recen para terminar con los abortos'", dijo Martinek, uniéndose a otros que calificaron el accionar de la agencia como una violación del derecho constitucional a la libre expresión de su grupo.

EXIMIR DE IMPUESTOS

No obstante, algunos demócratas preguntaron por qué los grupos conservadores creían que tenían derecho a que se les eximiera de impuestos, haciendo notar que la ley federal limita las actividades políticas de los grupos que no pagan impuestos.

"A ninguna de sus organizaciones se le impedía organizarse o fue silenciada. Hablamos acerca de si el pueblo estadounidense subsidiará su tarea" mediante exenciones tributarias, dijo el representante demócrata de Illinois Jim McDermott. "Cada uno de sus grupos es altamente político", agregó.

El representante republicano de Wisconsin Paul Ryan, uno de los más queridos por el movimiento Tea Party, fue aplaudido por la audiencia cuando acusó a McDermott de culpar a los grupos conservadores por el abuso recibido. "Se les apuntó a estas personas por sus creencias", declaró Ryan.

Varios comités legislativos y el Departamento de Justicia han abierto investigaciones sobre el escrutinio extra que sufrieron grupos conservadores, hecho que llegó a los titulares de los medios cuando la funcionaria del IRS Lois Lerner se disculpó por lo ocurrido el mes pasado.

Los comentarios de Lerner se produjeron justo antes de que se conociera un reporte del Tesoro que describía como los empleados de una oficina del IRS en Cincinnati desarrollaron en el 2010 criterios partidarios -incluida la búsqueda de palabras como "Tea Party" y "Patriotas" en los nombres de grupos- para marcar algunos pedidos de exención impositiva para una revisión extra.

Los legisladores están celebrando una serie de reuniones para determinar si el IRS tiene una agenda política para someter a grupos a un escrutinio extra, o si los empleados de la división de exenciones impositivas usaban el criterio partidario simplemente como manera de manejar una catarata de pedidos.

Tras la audiencia del martes, el jefe del Servicio de Impuestos Internos, Danny Werfel, emitió un comunicado en el que dijo que las historias de los grupos eran "complejas" y que había ordenado a un grupo del servicio a revisar los casos.