Publicado 10/04/2015 03:33CET

Hillary Clinton podría anunciar este fin de semana su decisión de participar en la carrera presidencial

Hillary Clinton
KEVIN LAMARQUE / REUTERS

WASHINGTON, 10 Abr. (Reuters/EP) -

Hillary Clinton podría anunciar este fin de semana su decisión de presentarse a la nominación presidencial por parte del Partido Demócrata para el 2016, campaña en la que no se enfrentaría a rivales de peso, pero para la que necesitará organizarse con rapidez de cara a la larga carrera hacia la Casa Blanca.

Diversas fuentes cercanas a Clinton han dicho que están esperando un anuncio inminente, aunque no confirman aún las informaciones del diario 'New York Daily News', que sostiene que éste se realizaría el domingo.

Es probable que Clinton declare sus intenciones a través de una red social, seguido por un viaje de campaña. Su implicación en torno a las comunicaciones digitales es un intento por conectarse con los votantes jóvenes, a quienes la exprimera dama necesita para convertirse en la primera mujer presidenta de Estados Unidos.

En su anterior campaña a la nominación presidencial en el año 2008, Clinton perdió frente al actual mandatario, Barack Obama, en parte debido al inteligente uso que éste último hizo de las redes sociales para atraer la atención a su candidatura y recaudar enormes sumas de dinero a través de pequeñas donaciones.

Se prevé que la campaña presidencial de Clinton busque mostrar a la política de 67 años como alguien más cercano a los estadounidenses de clase media. Clinton pasó cuatro años viajando a capitales extranjeras como secretaria de Estado durante el primer mandato de Obama, pero ha tenido un contacto cotidiano limitado como el ciudadano corriente.

Clinton, esposa del expresidente Bill Clinton, es la clara favorita para ganar la nominación demócrata ya que ninguna otra figura del partido ha decidido desafiarla, aunque el exgobernador de Maryland Martin O'Malley ha realizado acciones que apuntan a una posible candidatura.

La mayoría de los sondeos de los últimos meses muestran que ella tiene una importante ventaja sobre sus posibles rivales republicanos de cara a las elecciones del 2016.