Publicado 02/07/2021 04:40CET

EEUU.- Un informe de EEUU señala al aumento de personas en riesgo de trata a causa de la pandemia

Archivo - HANDOUT - 22 February 2021, US, Washington: US Secretary of State Antony Blinken participates in a video teleconference with the European Union's Foreign Affairs Council at the US Department of State in Washington. Photo: Ron Przysucha/US Depart
Archivo - HANDOUT - 22 February 2021, US, Washington: US Secretary of State Antony Blinken participates in a video teleconference with the European Union's Foreign Affairs Council at the US Department of State in Washington. Photo: Ron Przysucha/US Depart - Ron Przysucha/US Department of S / DPA - Archivo

MADRID, 2 Jul. (EUROPA PRESS) -

El informe sobre Tráfico de Personas 2021 del Departamento de Estado de Estados Unidos ha apuntado al aumento del número de personas en riesgo de trata a causa de la pandemia de coronavirus, que ha hecho que los gobiernos desviasen recursos y disminuyesen las medidas de protección.

El informe señala a que los traficantes de personas han aprovechado la crisis social y económica derivada de la COVID-19, mientras los países han reducido también los "esfuerzos preventivos", la "prestación de servicios para las víctimas" y se han puesto "obstáculos a las investigaciones y enjuiciamientos".

La directora interina de la Oficina para Monitorear y Combatir la Trata de Personas, Kari Johnstone, ha aseverado en el informe, que recoge información del último año, que el tráfico de personas "no se ha detenido durante la pandemia".

"La angustia económica y social generada por la pandemia y los esfuerzos de mitigación relacionados exacerbaron los riesgos para las poblaciones vulnerables y marginadas", reza el informe.

"En muchos lugares, a medida que los gobiernos desvían recursos para tratar de controlar la pandemia y abordar los impactos secundarios, los traficantes de personas aprovechan la oportunidad para hacer crecer sus operaciones", ha lamentado durante la presentación del estudio el secretario de Estado, Antony Blinken.

En este sentido, ha dicho que "las personas que fueron empujadas a circunstancias económicas extremas por la pandemia se volvieron más vulnerables a la explotación". "Y a medida que más personas pasan horas en línea para la escuela y el trabajo, los traficantes utilizan Internet para preparar y reclutar a posibles víctimas", ha agregado.

Blinken ha incidido también en que "si realmente queremos poner fin a la trata de personas", se debe trabajar también "para erradicar el racismo sistémico, el sexismo y otras formas de discriminación", así como "construir una sociedad más equitativa en todas las dimensiones".

Así, se ha referido también al impacto de la desinformación ya que, de acuerdo al informe, "los conceptos erróneos perdurables sobre la trata de personas han ayudado a que la información errónea se propague rápidamente en las comunidades y en las redes sociales, particularmente en los Estados Unidos".

"En los últimos años, los participantes en foros en línea han difundido una serie de afirmaciones falsas y engañosas sobre el tráfico sexual infantil, a veces engañando deliberadamente al público a través de esfuerzos de desinformación relacionados con teorías de conspiración no relacionadas con el tráfico de personas", alerta el documento.

17 PAÍSES NO LUCHAN CONTRA LA TRATA

Ante todo ello, el secretario ha subrayado que cada país puede "hacer más" contra la trata, como recoge el informe, que apela a mejorar su acción incluso a Estados Unidos.

El documento señala a que 17 países se sitúan en el Nivel 3, que indica que no han cumplido plenamente con los estándares mínimos para luchar contra el tráfico de personas y, además, "no están haciendo esfuerzos significativos" para ello, recoge CNN.

Afganistán, China, Cuba, Irán, Nicaragua, Corea del Norte, Siria, Rusia y Venezuela se encuentran entre estos países que, al estar en este nivel, pueden verse sujetos a "restricciones de asistencia extranjera".

Por otro lado, el informe precisa que una quincena de países cuentan con fuerzas armadas gubernamentales y fuerzas de seguridad, o grupos armados apoyados por los gobiernos, que "utilizan niños soldado", una lista en la que se cita a Turquía por esta acción en Siria y Libia.

Un alto funcionario del Departamento de Estado estadounidense ha aseverado que la inclusión de Turquía en la Ley de Prevención de Niños Soldados marca la primera entrada de un miembro de la OTAN y ha indicado que Ankara "tiene la oportunidad de abordar el tema".

Otros once ejecutivos han sido también señalados en el informe por estar involucrados en el tráfico de personas. China es uno de los países a los que se apunta en esta cuestión, en concreto por la "trata política" o "de trabajo forzoso" sobre los uigures y otras minorías en la región de Xinjiang.

De hecho, Blinken ha citado en la rueda de prensa de presentación del informe el caso del Gobierno chino, que, según ha denunciado "ha detenido a más de un millón de personas en 1.200 campos de internamiento", en los que, como ha añadido, "son sometidos a violencia física, abusos sexual y tortura para obligarlos a trabajar".

El jefe de la diplomacia estadounidense ha añadido que además de Xinjiang, Pekín ha sometido a otros ciudadanos a "prácticas laborales coercitivas" en otras zonas del país, según el informe.