Actualizado 08/08/2015 13:54 CET

EEUU intensifica esfuerzos para cumplir la meta de Obama de cerrar la cárcel de Guantánamo

WASHINGTON, 8 Ago. (Reuters/EP) -  

   Estados Unidos ha asegurado el compromiso de una docena de países para aceptar a casi la mitad de los 52 prisioneros de Guantánamo que están listos para ser transferidos, según han confirmado este viernes funcionarios de Gobierno de la nación norteamericana, que busca acelerar sus esfuerzos para cerrar la prisión militar.

   Sin embargo, las transferencias requieren la firma definitiva del secretario de Defensa, Ash Carter, lo que podría retrasar el proceso, a pesar de los intentos del presidente Barack Obama por vaciar la prisión antes de que termine su mandato en 2017.

   Mientras la Casa Blanca redacta un plan más amplio para cerrar la instalación, la oficina del enviado del Departamento de Estado para Guantánamo concluyó acuerdos con varios gobiernos extranjeros y está en negociaciones avanzadas con otros, tal y como han explicado a Reuters funcionarios de alto rango.

   Los funcionarios han indicado que las transferencias desde la prisión ubicada en la base naval estadounidense en la Bahía de Guantánamo, en Cuba, podrían concretarse a finales de año, reduciendo la actual población carcelaria de 116 reos.

   Obama ha hecho frente a la oposición de los republicanos en el Congreso, que aprobaron leyes para bloquear cualquier intento de transferir presos de Guantánamo a prisiones en Estados Unidos. La Casa Blanca dice que está elaborando una propuesta detallada que presentará pronto a los legisladores para cerrar la instalación.

   El Departamento de Estado sigue adelante con uno de los principales ejes de la estrategia de Obama: el envío a casa o el reasentamiento en otro lugar del mayor número posible de los 52 presos que han sido considerados seguros para ser liberados.

   Un funcionario, que habló bajo condición de anonimato, ha asegurado que había "compromisos políticos en varias etapas" con aliados y socios de Estados Unidos en todo el mundo. Algunos de éstos países han aceptado detenidos antes y otros lo harían por primera vez.

   El foco principal está puesto en decenas de yemeníes que ya no son considerados como un riesgo de seguridad. Washington ha descartado repatriarlos a causa de la guerra que se vive en el país.