Publicado 16/10/2020 12:48CET

EEUU.- El interés por las armas se dispara a niveles récord en Estados Unidos

EEUU.- El interés por las armas se dispara a niveles récord en Estados Unidos
EEUU.- El interés por las armas se dispara a niveles récord en Estados Unidos - DOUGLAS R. CLIFFORD / ZUMA PRESS / CONTACTOPHOTO

El FBI registra un récord de peticiones de antecedentes penales, necesarios para la adquisición de armas

La elevada polarización política y social hace temer un estallido de violencia en relación con las elecciones

MADRID, 16 Oct. (EUROPA PRESS) -

Nunca antes tantos estadounidenses habían solicitado al FBI sus antecedentes penales con vistas a poder adquirir un arma como en este 2020, a falta de tres meses para que termine un año que ha estado marcado por la pandemia de coronavirus pero también por las violentas protestas en torno al movimiento #BlackLivesMatter y la emergencia de grupos armados supremacistas y de extrema derecha.

Según los últimos datos publicados por el FBI, hasta finales de septiembre habían recibido 28,82 millones de solicitudes de antecedentes penales para la compra de armas, lo que supera el récord alcanzado en 2019, cuando en total se cursaron 28,36 peticiones de este tipo, la mayor cifra desde que en 1998 se comenzó a hacer seguimiento a esta cuestión.

Pese al descenso en septiembre, cuando hubo 2,89 millones de comprobaciones en el Sistema Nacional Instantáneo de Antecedentes Penales (NICS) del FBI, el dato sigue siendo el más alto registrado en este mes del año hasta la fecha, mientras que julio ostenta el récord mensual en 2020, con 3,93 millones.

Aunque la solicitud de antecedentes penales no corresponde de forma automática a la adquisición de un arma, es la fuente más aproximada existente en el país para poder conocer la cantidad de armas que se venden, puesto que todo aquel que quiera adquirir una deberá pasar por este trámite previo.

Expertos y vendedores de armas han atribuido el aumento en las ventas a la pandemia, que habría empujado a muchos ciudadanos a adquirir nuevas pistolas, fusiles y otro armamento para su defensa. La coyuntura del país, en el que en los últimos meses se han sucedido las protestas contra la brutalidad policial y también se han incrementado los ataques de grupos extremistas de ambos espectros, también han contribuido a ello.

Smith & Wesson, una de las principales empresas de armamento de Estados Unidos, informó en septiembre de que, en el último trimestre, sus ventas habían aumentado un 128 por ciento con respecto al mismo periodo de 2019, hasta los 278 millones de dólares.

Su presidente, Mark Smith, atribuyó el récord de ventas al creciente número de ciudadanos que están adquiriendo armas por primera vez, así como a la capacidad demostrada por la empresa de responder ante el aumento de la demanda gracias a "su modelo de fabricación flexible".

También Sturm, Rugers & Co. ha visto dispararse sus ventas. Su presidente, Christopher Killoy, reconoció en julio que a la firma le estaba costando mantener el ritmo de la demanda. "El increíble aumento en la demanda ha superado nuestra capacidad de producción", señaló, asegurando que en los 30 años de historia de la firma en la industria la demanda de 2020 está siendo "la mayor que hemos visto nunca", incluidas las armas de asalto.

Killoy atribuyó el creciente interés de los estadounidenses en adquirir armas para su protección personal y la de su vivienda "a la continuada pandemia de la COVID-19, las protestas, manifestaciones y altercados que se han sucedido en muchas ciudades de todo Estados Unidos y en último término, al llamamiento de algunos a reducir los fondos y la autoridad de varios cuerpos de seguridad".

ARMAS Y MUNICIÓN AGOTADAS

Y no solo se venden armas, sino también la munición para cargarlas. En los últimos meses ha habido momentos de escasez. Según cuenta a 'Forbes' Larry Hyatt, propietario de Hyatt Guns, en Charlotte (Carolina del Norte), en septiembre cayeron las ventas de armas debido a la falta de suministro de algunas de las armas más demandadas, que "están agotadas".

"Lo que quedan son armas realmente exóticas y muy caras", precisa. También es complicado encontrar la munición de los calibres más demandados, añade, precisando que ha tenido que racionar las ventas a una caja de munición por comprador, algunos de los cuales recorren hasta una hora en coche para adquirirla.

Por regla general, en Estados Unidos en año electoral las ventas suelen aumentar, si bien la posibilidad de una victoria del demócrata John Biden también podría considerarse como uno de los factores que está empujando a algunos estadounidenses a adquirir armas.

De ganar el antiguo vicepresidente se espera un mayor control de armas, en particular de los controvertidos fusiles semiautomáticos, empleados en algunas de las matanzas más graves de los últimos años, lo cual ha disparado su venta en los últimos meses.

El hecho de que en los hogares de Estados Unidos haya un mayor número de armas genera preocupación, dado el ambiente de crispación política que se vive en el país a las puertas de las elecciones presidenciales, que vienen precedidas por las denuncias de posible fraude formuladas por el presidente, Donald Trump.

"La retórica irresponsable de Trump tiene un largo historial de inspirar a grupos de odio y al no arreglar nuestro sistema de comprobación de antecedentes penales, este podría estar ahora ayudando a esos mismos grupos a armarse", comentaba recientemente a 'Forbes' John Feinblatt, presidente de Everytown for Gun Safety, una organización partidaria del control de armas.

PRESENCIA DE ARMAS EN LOS COLEGIOS ELECTORALES

Como destaca Brady, un grupo que apuesta por la prevención de la violencia armada, en Estados Unidos no existe ningúna ley federal que prohíba la presencia de armas en los colegios electorales, sino que es competencia de los estados legislar en la materia. Muchos de ellos permiten por ello su presencia.

La presencia de armas de fuego, advierte esta organización, puede plantear "obstáculos para los ciudadanos que intenten votar en persona" en los colegios electorales y puede servir "como medio de intimidación".

En este sentido, según la iniciativa Guns Down America, en las elecciones de 2016 al menos 85 votantes en 28 estados denunciaron haber visto armas en los colegios electorales en un lapso de doce horas tras haber llevado a cabo una campaña para pedir que saliesen a la luz los casos de intimidación armada.

RIESGO REAL DE VIOLENCIA

Así las cosas, Bruce Hoffman, experto del Council on Foreign Relations (CFR), considera que existe un riesgo "muy real" de que fuerzas extremistas perturben las elecciones, destacando que algunos de los más férreos defensores de Trump, como el movimiento QAnon así como "milicias armadas" hayan prometido "recurrir a la violencia" en caso de una derrota del presidente.

El principal desafío, según Hoffman, es que no se trata de un movimiento "monolítico" sino de toda una serie de grupos y colectivos de distinto nivel, con "distinto grado de organización y cohesión", entre los que hay supremacistas blancos, elementos antigubernamentales y anarquistas. Según este experto, se estima que podría haber hasta 300 grupos milicianos armados distintos en el país con entre 15.000 y 20.000 miembros "bien armados y a menudo con entrenamiento militar, activos en cada estado".

"Siete meses de confinamiento por la pandemia en todo Estados Unidos unido con las casi 13.500 manifestaciones y protestas que se han producido en todo el país desde el asesinato de George Floyd --un afroamericano muerto bajo custodia policial--, la inmensa mayoría de ellas pacíficas, han exacerbado las tensiones y polarizado las posturas políticas hasta un punto no visto quizá desde los años 1960", reconoce el experto del CFR.

Como destaca Hoffman, no se sabe cómo reaccionarán estas entidades extremistas en caso de que el resultado del 3 de noviembre se demore o sea contestado, o si Trump no es reelegido. "En suma, estas son unas elecciones como ningún estadounidense ha experimentado en su vida. La certeza de un proceso electoral y un traspaso de poderes ordenado que los estadounidenses daban por garantizado desde hace tiempo está cada vez más en cuestión", resume.

Contador