Actualizado 27/05/2015 7:58:49 +00:00 CET

EEUU preocupado por el juicio a puerta cerrada contra un periodista de 'The Washington Post'

MADRID, 27 May. (EUROPA PRESS) -

   El Departamento de Estado de Estados Unidos ha afirmado este martes que el hecho de que el juicio contra el periodista Jason Rezaian, corresponsal del diario 'The Washington Post' acusado de espionaje, haya arrancado a puerta cerrada "genera aún más preocupación".

   "El hecho genera aún más preocupación y se corresponde, desafortunadamente, con el patrón de falta de transparencia y de ausencia del debido proceso que hemos presenciado desde el momento de la detención de Rezaian", ha dicho el portavoz del Departamento Jeff Rathke.

   Asimismo, ha señalado que Washington está siguiendo el caso "de tan cerca como es posible" y ha vuelto a pedir que los "absurdos cargos" presentados contra el periodista sean retirados y que se proceda a su liberación.

   "Siempre planteamos a las autoridades iraníes los casos de los ciudadanos estadounidenses desaparecidos y detenidos en el margen de las conversaciones con el Grupo 5+1 --en referencia a las negociaciones nucleares--, y seguiremos haciéndolo hasta que estén todos en casa", ha remachado.

   Rezaian ha comparecido este mismo martes junto a otros dos acusados ante una corte de Teherán, donde se celebrará el juicio a puerta cerrada. El periodista, que tiene doble nacionalidad, fue detenido en julio de 2014 junto a su mujer y un amigo, aunque éstos quedaron en libertad.

   La madre de Rezaian lleva semanas en Teherán para intentar asistir al juicio contra su hijo y, en los últimos días, tanto el Departamento de Estado norteamericano como el Comité para la Protección de los Periodistas han reclamado transparencia a las autoridades iraníes.

   'The Washington Post' también ha tratado, sin éxito, de obtener un visado para poder estar en el proceso. El director ejecutivo del periódico, Marty Baron, ha tachado de "vergonzoso" el sistema judicial iraní, que ha descrito como una "parodia".

   "Después de más de 300 días detenido sin garantías, los menos que Irán podía hacer es liberar a Rezaian bajo fianza y permitir a su empresa entrar al país y acceder a los procedimientos legales", ha dicho Baron con motivo del comienzo del juicio.

   Según el rotativo, el caso depende ahora de un juez que acumula duras sentencias, entre ellas la imposición de la pena de muerte contra varios manifestantes antigubernamentales. Baron ha subrayado que no existen pruebas que apoyen los "absurdos cargos" contra Rezaian.

   El caso de Rezaian afloró en el marco de las negociaciones nucleares entre el Grupo 5+1 --formado por Estados Unidos, Reino Unido, Francia, Alemania, Rusia y China-- e Irán, que intentan poner fin al prolongado contencioso por el alcance de la industria nuclear iraní.