Publicado 03/11/2020 14:59CET

EEUU.- Jamenei dice que "no importa quién gane" en EEUU y destaca que esto "no afectará" a las políticas de Irán

El líder supremo, ayatolá Ali Jamenei, con mascarilla
El líder supremo, ayatolá Ali Jamenei, con mascarilla - IRANIAN SUPREME LEADER'S OFFICE / ZUMA PRESS / CON

MADRID, 3 Nov. (EUROPA PRESS) -

El líder supremo de Irán, el ayatolá Alí Jamenei, ha recalcado este martes que "no importa quién gane" las elecciones presidenciales en Estados Unidos y ha agregado que los comicios "no afectarán" a las políticas de Irán hacia el país norteamericano.

"Algunas personas hablan de lo que pasará si uno u otro es elegido. Sí, ciertos sucesos pueden tener lugar, pero no nos afectan. Nuestra política es calculada y clara", ha señalado Jamenei a través de una serie de mensajes publicados en su cuenta en la red social Twitter.

Así, ha manifestado que "el régimen de Estados Unidos sufre graves desviaciones políticas, civiles y morales". "Eso es lo que dicen sus propios analistas. Un régimen así no durará mucho. Por supuesto, si ciertas personas están en el cargo, acelerarán su destrucción, mientras que con otras podría tardar más", ha apuntado.

Jamenei ha apuntado además que la "enemistad" con Washington "continuará" y ha argüido que "la única forma de resolverla es que la otra parte pierda la esperanza en su asunción de que puede infligir un gran golpe a la nación y el Gobierno de Irán", tal y como ha recogido la cadena de televisión iraní Press TV.

Las palabras del líder supremo iraní han llegado un día después de que el portavoz del Ministerio de Exteriores, Said Jatibzadé, afirmara que Teherán se centrará en las "acciones" de la nueva Administración que salga de las urnas en Estados Unidos y no en quién se impone en los comicios, en los que se enfrentan el actual presidente, Donald Trump, y el exvicepresidente y candidato demócrata, Joe Biden.

"Más que a los resultados, prestaremos atención a las acciones de la Administración estadounidense", dijo, antes de expresar el deseo de Teherán de que Washington dé marcha atrás en su postura actual hacia el país. Así, resaltó que las autoridades esperan que el nuevo Gobierno estadounidense "ponga fin a la guerra terrorista" contra el país y "vuelva al marco" del acuerdo nuclear firmado en 2015, que Washington abandonó de forma unilateral en 2018.

Las tensiones entre Washington y Teherán han aumentado desde que Estados Unidos se retirara del acuerdo nuclear y repuntaron en enero después de que el Ejército estadounidense matara en un bombardeo en Irak al jefe de la Fuerza Quds de la Guardia Revolucionaria, Qasem Soleimani.

NUEVAS CRÍTICAS A FRANCIA

Por otra parte, Jamenei ha vuelto a cargar contra Francia por la publicación de las caricaturas de Mahoma por parte de la revista satírica 'Charlie Hebdo'

"El Gobierno francés vincula insultar al profeta con la libertad. Este Gobierno apoyó a Sadam (Husein) en su guerra contra Irán (1980-1988) y dio refugio a los terroristas más salvajes del mundo, la Organización de los Muyahidines del Pueblo de Irán (PMOI), que mataron a 17.000 iraníes", ha criticado.

"Apoyar la maldad de un caricaturista y apoyar a terroristas son dos caras de la misma moneda", ha argumentado, antes de hacer hincapié en que "a día de hoy, los principales enemigos del Islam son las potencias arrogantes y el sionismo".

Así, ha puntualizado que "la última manifestación de su enemistad fue el incidente en París". "No es sólo sobre un caricaturista cometiendo un error. Las potencias arrogantes y el sionismo apoyan esto y por eso hablan en defensa de estos actos", ha remachado.

El propio Jamenei criticó la semana pasada que se permitan los "insultos" a Mahoma y se considere "un crimen" dudar del Holocausto, en una carta abierta a los franceses en medio de la polémica por la publicación de las caricaturas, defendidas por el presidente de Francia, Emmanuel Macron.

Macron prometió no "renunciar a la publicación de las caricaturas" de Mahoma tras la decapitación de un profesor que las mostró durante una clase. El asesinato de Samuel Paty ha conmocionado a Francia, donde más de 250 personas han muerto en ataques perpetrados por islamistas extremistas durante los últimos años.