Publicado 02/04/2021 07:46CET

EEUU.- El juicio por la muerte de George Floyd continúa con el testimonio de los paramédicos y su novia

01 April 2021, US, Minneapolis: George Floyd's family member Philonise Floyd makes his way into the Hennepin County Government Center for the fourth day of the trial against former Minneapolis police officer Derek Chauvin in the death of George Floyd. Pho
01 April 2021, US, Minneapolis: George Floyd's family member Philonise Floyd makes his way into the Hennepin County Government Center for the fourth day of the trial against former Minneapolis police officer Derek Chauvin in the death of George Floyd. Pho - Elizabeth Flores/TNS via ZUMA Wi / DPA

MADRID, 2 Abr. (EUROPA PRESS) -

El juicio contra Derek Chauvin, el expolicía acusado de matar a George Floyd en Mineápolis, Estados Unidos, ha entrado este jueves en una nueva etapa con el testimonio de los paramédicos que atendieron al fallecido, lo que marca la primera vez que los jurados escuchan sobre las secuelas inmediatas tras el arresto.

Los sanitarios han compartido en la cuarta jornada del proceso la idea de que Floyd murió bajó la rodilla de Chauvin, según recoge 'The New York Times'.

Uno de los parámedicos, Derek Smith, ha señalado que no observó ningún signo de vida en el fallecido cuando llegaron al lugar de lo hechos. "Pensé que estaba muerto", ha afirmado al respecto.

En el lugar, Smith, que ha testificado con su compañero Seth Bravinder, intentó salvar la vida de Floyd con un desfibrilador, sin tener éxito, como ha relatado. Si bien los paramédicos no han aportado información sobre qué mató a Floyd, sí han proporcionado cuándo.

Por otro lado, el jurado también ha escuchado este jueves a la novia de Floyd, Courtney Ross, quien ha hablado sobre la adicción de este a las drogas y su lucha contra ello.

Ross, quien mantuvo una relación de casi tres años con el fallecido y ha compartido un testimonio cargado de emotividad, ha precisado que Floyd era adicto a los opiáceos. Ambos comenzaron a consumir después de que se les prescribiera medicamentos para el dolor crónico y continuaron después sin receta, ha especificado.

En concreto, ha apuntado a la muerte de la madre de Floyd como un hecho que lo dejo "como si estuviera roto". "Era un niño de mamá", ha dicho. Floyd gritó "mamá" cuando los agentes de la Policía lo inmovilizaron contra el suelo.

En la cuarta sesión del juicio contra Chauvin también ha testificado el sargento de la Policía de Mineápolis David Pleoger, ahora ya retirado, que llegó al lugar después de que la ambulación se llevará a Floyd.

Pleoger ha incidido en la política del departamento de Policía sobre el uso de la fuera y ha sido interrogado por los fiscales sobre si el acusado cumplió con ellas. Asimismo, ha afirmado que los agentes deberían quitar las rodillas del cuello de un sospechoso cuando deja de resistirse.

Se acusa a Chauvin de homicidio en segundo grado, homicidio involuntario en segundo grado y asesinato en tercer grado. Si el jurado, compuesto por doce personas, le declara culpable en el juicio, Chauvin podría enfrentarse a una pena máxima de 40 años de prisión por asesinato en segundo grado, 25 años por asesinato en tercer grado y diez por homicidio involuntario.

La muerte de Floyd durante una detención desató en 2020 una ola de protestas contra la violencia policial y el racismo en todo Estados Unidos.

Floyd, ciudadano de raza negra de 46 años, murió el 25 de mayo de 2020 tras quejarse de que no podía respirar por tener la rodilla de Chouvin en su cuello, una secuencia que fue grabada en vídeo. La respuesta policial se originó porque Floyd realizó un pago con un billete falso de 20 dólares.

Chauvin fue expulsado del Cuerpo de Policía poco después y puesto en libertad bajo fianza una vez imputado por asesinato y malos tratos. Otros tres agentes se enfrentan a cargos de complicidad a la hora de cometer el supuesto crimen. Todos ellos serán juzgados en agosto.

Contador