Publicado 01/10/2021 05:34CET

EEUU lamenta el "atroz" asesinato de un líder rohingya en Bangladesh y pide una investigación "transparente"

Archivo - Un refugiado rohingya en Cox's Bazar
Archivo - Un refugiado rohingya en Cox's Bazar - ANTHONY KWAN / MSF - Archivo

   MADRID, 1 Oct. (EUROPA PRESS) -

   El secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, ha lamentado el "atroz" asesinato del activista rohingya Mohib Ullá, en un campamento en Bangladesh y ha pedido una investigación "transparente" para que los autores rindan cuentas.

   "Estamos profundamente entristecidos y perturbados por el asesinato del defensor de los musulmanes rohingya y líder comunitario Mohib Ullá", ha expresado el jefe de la diplomacia estadounidense en un comunicado.

   Blinken ha descrito al activista como un "valiente y feroz" defensor de los Derechos Humanos de los rohingya "en todo el mundo" y ha recordado que viajó al Consejo de Derechos Humanos en Ginebra y a Estados Unidos para hablar en la Conferencia Ministerial para el Avance de la Libertad Religiosa en 2019.

   En ese viaje, Ullá compartió sus experiencias con las autoridades estadounidense y, junto a otros supervivientes de persecución por motivos religiosos, abordó la situación a la que su etnia se enfrentaba, ha recordado el secretario de Estado.

   "Instamos a que se lleve a cabo una investigación completa y transparente sobre su muerte con el objetivo de que los autores de este atroz crimen rindan cuentas", ha reclamado, para avanzar que Washington "honrará" el trabajo del activista "continuando la defensa de los rohingya y alzando la voz de los miembros de la comunidad en las decisiones sobre su futuro".

   Ullá, que trabajaba como profesor hasta que se convirtió en activista, murió tras recibir un disparo el miércoles por parte de un grupo de asaltantes que no han sido identificados. La víctima, de 50 años, se encontraba dentro de uno de los campos de refugiados que se encuentran en Cox's Bazar, donde miles de rohingya buscan refugio tras huir de la persecución a la que se ven sometidos Birmania.

   Imágenes retransmitidas por varias cadenas de televisión muestran un aumento de la vigilancia policial en los campos, que cuentan ahora con una treintena de controles. El hermano menor del activista, Habib Ullá, ha culpado del asesinato al Ejército de Salvación Rohingya de Arakán (ARSA, por sus siglas en inglés), un grupo rohingya insurgente.

   Por su parte, las autoridades de Bangladesh han abierto este jueves una investigación sobre el asesinato del activista, que se encontraba al frente de la Sociedad Arakán para la Paz y los Derechos Humanos de los Rohingya.

Contador