Publicado 08/03/2021 03:34CET

EEUU.- La líder de la mayoría del Senado estatal de Nueva York pide la renuncia de Cuomo por acusaciones de acoso sexual

Archivo - 01 July 2020, US, New York: New York Governor Andrew Cuomo speaks during a a press conference to comment on the latest updates regarding coronavirus and the black live matters protests. Photo: Vanessa Carvalho/ZUMA Wire/dpa
Archivo - 01 July 2020, US, New York: New York Governor Andrew Cuomo speaks during a a press conference to comment on the latest updates regarding coronavirus and the black live matters protests. Photo: Vanessa Carvalho/ZUMA Wire/dpa - Vanessa Carvalho/ZUMA Wire/dpa - Archivo

MADRID, 8 Mar. (EUROPA PRESS) -

La líder de la mayoría del Senado estatal de Nueva York, Andrea Stewart-Cousins, ha pedido la dimisión del gobernador del estado, Andrew Cuomo, tras las acusaciones de acoso sexual vertidas contra él y la presión dentro del partido demócrata para que deje su cargo, mientras el gobernador insiste en que no va a dimitir.

"Nueva York todavía se encuentra en medio de esta pandemia y todavía enfrenta los impactos sociales, sanitarios y económicos de la misma. Necesitamos gobernar sin distracciones diarias. Por el bien del estado, el gobernador Cuomo debe renunciar", ha señalado este domingo en un comunicado recogido por CNN Stewart-Cousins.

A lo que ha detallado que sobre Cuomo pesan "más acusaciones sobre acoso sexual, un ambiente de trabajo tóxico (en su oficina), la pérdida de credibilidad en torno a los datos de las muertes por COVID-19 en residencias de ancianos y preguntas sobre la construcción de un importante proyecto de infraestructura".

También el presidente de la Asamblea de Nueva York, Carl Heastie, ha solicitado la dimisión del gobernador a través de su cuenta de Twitter, en la que ha insistido en que ha llegado la hora de que "el gobernador considere seriamente si puede satisfacer efectivamente las necesidades de la gente de Nueva York."

Por su parte, y en una llamada telefónica con periodistas que ha recogido Bloomberg, Cuomo insiste en que "no voy a renunciar por las acusaciones, no hay manera de que renuncie". También ha vuelto a negar las acusaciones, dos de las cuales han sido reveladas este fin de semana, que le acusan de comportamiento inapropiado.

"Hay algunos legisladores que sugieren que renuncie por acusaciones que se han hecho en mi contra. Fui elegido por la gente del estado. No fui elegido por políticos. No voy a renunciar por acusaciones", ha culminado Cuomo.

Cuomo enfrenta las acusaciones de cinco mujeres, la última la exasistente Ana Liss, de 35 años, que trabajó para Cuomo entre 2013 y 2015. En una entrevista al 'The Wall Street Journal' ha explicado que al principio vio las acciones del gobernador como coqueteos inofensivos, pero que, con el tiempo, llegó a verlo de forma condescendiente y se sintió profesionalmente disminuida. "Me sentía sólo una falda", ha dicho.

Estas acusaciones comenzaron hace unas semanas cuando Lindsey Boylan, quien trabajó de asistente para Cuomo, publicó una carta en la que relató cómo "la intimidación" dentro de su administración era "tan generalizada" que "se toleraba" y "se esperaba".

También, Charlotte Bennett, quien trabajó como asesora adjunta de Sanidad del Gobierno del estado de Nueva York, y Anna Ruch, que coincidió con Cuomo en un salón de actos, han relatado otra serie de episodios que no dejan en buen lugar al gobernador.

La fiscal general de Nueva York, Letitia James, informó el pasado domingo de la apertura de una investigación y de que su oficina contratará a un bufete de abogados para supervisarla para garantizar su independencia.

REPRIMENDA DE LOS DEMÓCRATAS

Este domingo Cuomo ha firmado un proyecto de ley estatal que retira los poderes de emergencia que le fueron otorgados al comienzo de la pandemia, que le han permitido hasta el momento decidir cosas como la capacidad de los restaurantes y otras medidas de salud pública para hacer frente a la crisis sanitaria.

Esto supone una acción más que se enmarca dentro de la reprimenda de los demócratas al gobernado, cuya administración también enfrenta investigaciones federales por el presunto encubrimiento de las muertes por COVID-19 en residencias de ancianos.