Publicado 02/11/2020 12:44CET

EEUU.- La llave de la Casa Blanca pasa por los 'estados bisagra'

Los focos están puestos en media docena de estados que Biden y Trump necesitan para inclinar la balanza a su favor

MADRID, 2 Nov. (EUROPA PRESS) -

En Estados Unidos la política es roja, por los republicanos, y azul, por los demócratas. Como en otras partes del mundo, los dos grandes partidos cuentan con bastiones tradicionales que elección tras elección se decantan por su candidato a la Casa Blanca, pero hay otros donde el electorado no es tan fiel. Son precisamente estos, a los que se conoce como 'swing states' o 'estados bisagra', los que decantan la balanza de uno u otro lado.

Su importancia radica principalmente en el hecho de que la elección del presidente no es directa, sino que lo que votan los ciudadanos es a sus representantes en el Colegio Electoral, que a la postre será el que elija al presidente. Cada estado cuenta con un número de representantes en función de su población y dado que en todos ellos --salvo Nebraska y Maine-- el ganador se queda con todos ellos, perder nunca es una opción.

La victoria en uno de estos estados, aunque sea por un puñado de votos, puede ser determinante, como ocurrió en las elecciones de 2000, cuando el republicano George W. Bush se terminó llevando la Presidencia tras lograr la victoria en Florida por solo 537 votos, previo paso por el Tribunal Supremo, y con ello el número suficiente de compromisarios en el Colegio Electoral.

Otro caso sonado fueron las elecciones de 1948. Entonces, el republicano Thomas Dewey era considerado como el máximo favorito pero terminó perdiendo ante el demócrata Harry S. Truman, quien ganó por menos del 1 por ciento en algunos de los estados 'bisagra' de esas elecciones. La derrota quedó para los anales de la historia porque pese a que el recuento aún no estaba concluido en todos los estados el 'Chicago Tribune' mandó a imprimir su edición del día siguiente dando a Dewey como ganador. Dos días más tarde, un Truman sonriente se fotografió con la portada que informaba de su 'derrota'.

Pero, ¿cuál es el origen del término 'swing states'? El uso de este término lo acuñó en 1936 el 'New York Times' durante la campaña de Franklin D. Roosevelt, pero no fue hasta las ajustadas elecciones de 2000 cuando comenzó a cobrar fuerza y los 'estados bisagra' se convirtieron en el principal foco de interés no solo de los candidatos, sino también de la prensa.

Aunque varían entre elecciones, en general se trata de en torno a una docena de estados, puesto que desde 2000 en 38 de los estados del país el voto en las presidenciales ha ido a parar al mismo partido. Esto hace que sea más predecible si un estado será 'azul' o 'rojo' y explica el por qué los candidatos suelen centrar sus esfuerzos, tanto publicitarios como de campaña, en los 'swing states'.

Según la organización National Popular Vote, durante las ocho primeras semanas de campaña --hasta el 22 de octubre--, el 98 por ciento de los actos de los candidatos presidenciales y vicepresidenciales se concentró en solo doce estados. Más concretamente, el 80 por ciento de los 122 actos tuvo lugar en siete estados: Florida, Pensilvania, Michigan, Carolina del Norte, Wisconsin, Nevada y Arizona.

FLORIDA

En general, expertos y medios coinciden este año en que los 'swing states' son Arizona, Wisconsin, Michigan, Pensilvania, Carolina del Norte y Florida. De entre todos estos estados, sin duda el que más importa es Florida, ya que en juego están 29 de los compromisarios del Colegio Electoral.

Tal y como están las cosas, con Biden con una ventaja de unos 10 puntos a nivel nacional, si Trump aún quiere dar la campanada el 3 de noviembre, sus opciones pasan en gran medida por Florida.

Según FiveThirtyEight, si el candidato demócrata gana en Florida sus opciones de conseguir la mayoría en el Colegio Electoral aumentan un 99 por ciento, mientras que en el caso de Trump, solo aumentarían en un 39 por ciento. No obstante, como subraya su director, Nate Silver, si el presidente gana en este estado, en el que los sondeos le sitúan ligeramente por detrás, también podría hacerlo en otros en los que se encuentra en la misma situación.

PENSILVANIA

El segundo de estos estados más codiciado es Pensilvania, ya que otorga 20 compromisarios. El estado natal de Biden --quien luego creció en Delaware-- fue para Trump en 2016 --la primera vez que un candidato republicano ganaba desde 1988--, pero no por una contundente mayoría y ahora el candidato demócrata parece partir con ventaja para alzarse con la victoria, entre otras cosas gracias al mayor peso demográfico que tienen ciudades como Pittsburgh y Filadelfia.

MICHIGAN

Por lo que se refiere a Michigan, quien gane en este estado se llevará 16 votos en el Colegio Electoral. Aquí, Trump logró una exigua victoria que sin embargo fue clave --junto con Pensilvania y Wisconsin-- para llegar a la Casa Blanca.

Los expertos creen que Biden tiene bastantes opciones de imponerse en este estado, más después de que hace unas semanas el FBI evitara un plan para secuestrar a la gobernadora, la demócrata Gretchen Witmer, por parte de miembros de un grupo de extrema-derecha. Además, el estado se ha visto duramente golpeado en el plano económico por la pandemia de coronavirus, con una mayor destrucción de empleos y negocios que en otras zonas del país.

CAROLINA DEL NORTE

Carolina del Norte es otro de los estados en disputa para estas elecciones. Aquí están en juego 15 compromisarios que en nueve de las diez últimas presidenciales han ido a parar para los republicanos, con la excepción de Barack Obama en 2008. En esta ocasión, las opciones de Trump pasan por movilizar el voto rural como hizo en 2016 y contar con que el peso de las ciudades, que se inclinan hacia Biden, sea menor.

ARIZONA

En lo que se refiere a Arizona, otro de los estados que los expertos coinciden en considerar como 'bisagra' este año, hay 10 compromisarios en liza. Este estado fronterizo con México ha votado republicano en todas las presidenciales desde 1952, salvo en 1996 cuando apoyó a Bill Clinton.

Ahora, sin embargo, Arizona parece inclinarse hacia Biden, algo que se explica por el hecho del tirón que los demócratas tienen entre los votantes de las zonas suburbanas y al cambio en su electorado, con un peso creciente de los votantes hispanos. En 2016, estos últimos representaron a uno de cada cinco votantes y respaldaron con contundencia a Hillary Clinton.

No obstante, dada el aumento de las comunidades de jubilados, su electorado también es ligeramente mayor que la media del país. Aunque a priori esto podría beneficiar a Trump, la pandemia, que aquí ha golpeado con fuerza, le ha arrebatado parte del respaldo del segmento mayor de 65 años, incluso en el feudo tradicional conservador del condado de Maricopa.

WISCONSIN

Por último, otro de los 'swing states' que entra en todas las quinielas es Wisconsin. Este estado del llamado 'rust belt' (el cinturón de óxido) es uno de los más castigados por la pandemia y fue además escenario el pasado agosto de protestas en el marco del movimiento Black Lives Matter tras disparar un policía contra un afroamericano en Kenosha.

Aunque demográficamente, con su población mayoritariamente de clase obrera y rural de raza blanca, debería ser un estado fácil para Trump --en 2016 fue el estado que inclinó la balanza a su favor--, lo cierto es que los sondeos sitúan a Biden con ventaja. Para materializar esa ventaja, el demócrata necesitará una alta participación en Milwaukee, la principal ciudad del estado.

En total, estos seis estados suman 101 compromisarios. Partiendo de la base de que para llegar a la Casa Blanca hacen falta 270 votos en el Colegio Electoral, ello explica por qué son claves tanto para Biden como para Trump y por qué quien quiera salir airoso necesitará ganar al menos en tres de ellos.

Contador